Juzgado por romper la placa de Franco

Le reclaman 380 euros para reponer la inscripción y el fiscal le pide 50 euros de multa


lugo / la voz

Las placas conmemorativas de Franco o de los personajes de la dictadura están proscritas por la Ley de la Memoria Histórica, pero si las rompe un vecino por su cuenta y riesgo puede enfrentarse a un juicio por actos vandálicos y a tener que reponer los daños. Eso fue lo que le pasó a un ciudadano británico, Clifford Torrents, afincado en el pueblo de Ouviaño, en Negueira de Muñiz. Hace más de un año, cuando llegó al pintoresco lugar, descubrió que en la fuente pública y lavadero había una gran placa conmemorativa de su inauguración que rezaba literalmente «Reinando Francisco Franco y siendo alcalde José M. López, se inauguró esta el día 24-5-53». Coronaba la leyenda un impresionante escudo con el yugo y las flechas. Al recién llegado le disgustó la pieza porque su padre, nacido en Cataluña, había luchado con la República y acabó exiliado en Gran Bretaña. Trató de exigirle al representante del alcalde en el pueblo que retirara de inmediato aquella placa, pero el nivel de castellano de Clifford Torrents era tan nulo como el inglés de sus paisanos. Ellos también trataron de explicarle que esos días no estaba el alcalde en el pueblo y que había que esperar. Pero la imposibilidad de comunicación entre ambas partes y la impaciencia del escandalizado nuevo vecino le llevó a tomar la justicia por su mano. Armado de cincel y martillo, Clifford puso trágico final a la placa en la que aún seguía «reinando» Franco tras 58 años.

Pero a los vecinos de Ouviaño no les gustó nada el juicio sumarísimo y ejecución de la lápida marmórea, y pidieron al alcalde que denunciara al nuevo habitante del pueblo.

Y así fue. Ayer Clifford tuvo que comparecer en el juzgado comarcal de A Fonsagrada, provisto de la correspondiente intérprete, para defenderse de la acusación de vandalismo que le formuló en Concello de Negueira de Muñiz por haberse tomado la justicia por su mano contra la falangista placa del lavadero.

El alcalde de Negueira, José María Braña, un militante del partido de ZP y bastante más joven que Zapatero, compareció en el juicio representando al ayuntamiento, que le pide una indemnización de 380 euros para reponer la placa. El regidor aseguró que una cosa es la ley de la memoria histórica y otra muy distinta es dejarle hacer a cada vecino lo que le venga en gana, por su cuenta y riesgo. Además, el alcalde explicó que quien había hecho la placa en 1954 se jugó el tipo redactando con fina ironía «Reinando Franco...», y que dicho acto de valentía y sorna también debía ser respetado, porque así lo querían los vecinos. Sin embargo, Clifford aseguró en el juicio que no le veía la ironía a la leyenda por ninguna parte, y que no debería ser acusado por destrozar algo que ya debería estar retirado. Por último, advirtió que si pierde el juicio, recurrirá. El fiscal le pide además una multa de 50 euros.

Así quedó vista para sentencia la ejecución sumaria de la placa.

negueira de muñiz el ayuntamiento acusó a un ciudadano británico de vandalismo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Juzgado por romper la placa de Franco