Pleitesía invernal al cocido de Lalín

La capital de Deza vive con el arranque del frío un trasiego diario de gentes de toda Galicia dispuestas a degustar el plato rey de la cocina tradicional, al que se entronizará el día 12


El cocido reina en las casas gallegas en los días fríos del invierno, para reconfortar estómagos y almas. Un monarca absolutista que gobierna en la mesa ajeno a las dietas y las recomendaciones de mesura en el comer. Su corte se asienta en Lalín, donde se le tributa pleitesía desde hace décadas. A la capital de Deza llegan cada año gentes de toda Galicia para rendir vasallaje a un plato que promete fartura, requiere devoción y devora el tiempo ajeno a la prisa cotidiana.

El trasiego diario en la corte lalinense se intensifica según avanza el calendario y alcanzará su cénit el 12 de febrero con la Feira do Cocido. Arriban comensales en excursiones organizadas o en grupos de familiares o amigos para compartir mesa y mantel. En Lalín los reciben con los mejores manjares y galas. Un aderezo cultural y festivo al Xacobeo gastronómico donde el peregrino siempre repite el camino de los sabores.

La matanza tradicional, este año en la parroquia de Donramiro, jalona esa singladura paralela a lo gastronómico. Una recreación convertida en safari para las cámaras, ávidas en inmortalizar la habilidad del matachín o el despiece del cerdo, sustento vital antaño, entronizado por su excelencia culinaria en nuestros días. Para disfrutarlo como principal ingrediente del cocido, en Lalín se ofertan cada día 5.200 plazas en los más de treinta restaurantes amparados bajo el marchamo de calidad del Mes do Cocido, que comenzó el 15 de enero y rematará el 14 de febrero. Pero no se desanimen, ese corsé seguro que se resquebraja como cada año por la elevada demanda del plato. Y degustaremos cocido hasta en verano, palabra.

Una oferta terrenal, la del cocido de cura que loaba Cunqueiro, antes de la Cuaresma. Tiempo donde se perdona el pecado de la gula, junto a otros excesos a los que invita el entroido. Las calles de Lalín se llenarán el día de la fiesta de charangas y comparsas, de carrozas, de baile y de color en su desfile carnavalero. Un condimento para la cita gastronómica, como la exposición artística Emporcarte, el Titerentroido o el Rali do Cocido. Razones para visitar Lalín, no solo por su cocina o para adquirir chorizos y cachuchas.

Y en ese reino lalinense del cocido quedan mil encantos aún por descubrir para muchos de los comensales que lo veneran. Un territorio repleto de rumorosos ríos y carballeiras centenarias, con museos o un rico patrimonio arquitectónico. Buen provecho.

Las recomendaciones

Calle Molinera, 3. Lalín

Restaurante con solera para degustar el cocido. Al frente de los fogones Diego López, nueva generación que mantiene el listón de calidad. Secreto: productos cárnicos dezanos de primera. Además, queso artesano de Friol, filloas, cañas o leche frita. Precio: 45 euros. Aforo: 214 plazas. Teléfono: 986 781 172.

Bergazos. Lalín

Julio Mato está al frente de la cocina en este hotel. El menú incluye sopa, cocido, postre -bica, filloas y queso con membrillo-, vino de la casa, café y queimada. Productos autóctonos junto a mimo en las elaboraciones. Precio: 25-30 euros. Aforo: 300. Teléfono: 986 787 666.

Plaza de la Porta do Sol. A Estrada

Histórico del cocido, con reserva previa nos deleitaremos con el plato a base de productos estradenses, y degustación de peras al vino, flan, bica, queso, brazo de gitano y filloas. Precio: sobre 40 euros. Aforo: 30. Teléfono 986 570 045.

Plaza de la Igrexa, 2. Lalín

La matanza propia, junto a patatas y grelos de la huerta familiar, nutren gran parte de sus cocidos. El colofón, una generosa degustación de queso con membrillo casero, filloas, cañas, leche frita, orejas y flan de café. Precio: 25 euros. Aforo: 50. Teléfono: 986 781 251.

Botos, 48. Lalín

Si quieren degustar su cocido deben estar preparados para pasar varias horas a la mesa. Grelos, patatas y berzas de huerta propia, con carnes de Lalín, conforman un cocido al que ponen colofón leche frita, cañas, orejas, filloas... e incluso tartas y pasteles. Precio: 25 euros. Aforo: 130. Teléfono: 986 780 455.

Laxe, 6. Ventosa. Agolada

Por encargo, del 1 de diciembre al 30 de marzo, cocido delicatesen con productos de cerdos cebados en casa y verduras de su huerta. Entre los postres, filloas con miel y nata u orejas. Precio: 20 euros. Aforo: 25. Teléfono: 986 788 037.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Pleitesía invernal al cocido de Lalín