Veinte mil personas arroparon al Racing tras su ascenso a Segunda División

Una caravana de vehículos acompañó en 1966 al equipo desde su llegada al aeropuerto de Alvedro hasta Ferrol

.

Ferrol

«0-2: El Sans tuvo que inclinarse ante la mejor clase del Racing». Así titulaba La Voz de Galicia la jornada histórica que se vivió hace 52 años. Una marea de aficionados, unos veinte mil cifraba la información solo en la playa del concello, arroparon la llegada del equipo a casa que conseguía así ascender a la Segunda División.

Una caravana de vehículos acompañó al equipo desde su llegada al aeropuerto de Alvedro hasta Ferrol, con una pancarta que animaba: «Feliz ascenso a Segunda División ra-ra-ra, aúpa Racing». Y es que el equipo mostró su mejor cara en el césped del Nou Camp en el encuentro contra el Sans, que salió confiado por el gol de ventaja del primer partido. Los goles de Sornichero y Goyenechea en el último cuarto de hora dieron la victoria merecida al equipo ferrolano.

La primera parada del convoy de recibimiento fue en Pontedeume, donde fueron recibidos por el alcalde, Juan Sarmiento. El trayecto hasta la urbe naval se hacía difícil, contaba el periódico de aquel entonces, dado los centenares de turismos que acompañaban al equipo y colapsaban la carretera. En Fene les recibieron con ovaciones, en Neda con pancartas y el espectáculo se engrandecía conforme llegaron a la carretera de Castilla. En la plaza de España ya eran millares las personas que abarrotaban el espacio. El júbilo estalló en la plaza del ayuntamiento donde no entraba un alfiler. Las veinte mil personas que la abarrotaban ovacionaron al equipo mientras los jugadores saludaban por el balcón del consistorio, tras lo que fueron recibidos por el gobierno municipal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Veinte mil personas arroparon al Racing tras su ascenso a Segunda División