A un ritmo de cuatro «jackets» al mes hasta junio

Beatriz García Couce
Beatriz Couce FERROL

FENE

La antigua Astano culminó el primer componente que será colocado en la zona más próxima a As Pías

16 dic 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Cumpliendo plazos, el programa Wikinger ha salvado uno de sus principales hitos, con la finalización de la primera jacket para Iberdrola. Ayer estaba previsto ensamblar la segunda por la mañana, pero las fuertes rachas de viento desaconsejaron la maniobra. No obstante, las cuatro primeras del programa estarán listas cuando finalice el año y la pionera será colocada en la zona más próxima al puente de As Pías, en donde su huella -el espacio que ocupa- saturará un área de mil metros cuadrados. Alrededor de cada estructura se levantan andamios que configuran los más altos autoportantes del país, por donde los operarios se mueven con un pequeño ascensor.

En la antigua Astano se fabrican las patas de la estructura, mientras que las piezas de transición, que coronan las jackets, se construyen en la antigua Imenosa. Elevar esas segundas piezas, de unas 200 toneladas de peso, requiere de la intervención de unas ocho personas y otras tantas horas de trabajo.

A partir de ahora se construirán cuatro componentes al mes, que se irán estibando en las explanadas del astillero. La primera será transportada sola hasta el puerto alemán que servirá de base logística para la instalación del parque, mientras que las siguientes serán embarcadas en una plataforma especial que las portará de siete en siete hasta el mismo destino.