Menos bomberos y mal repartidos

Las plantillas de extinción de incendios se han reducido, los equipos se averían con mucha frecuencia y la cobertura asignada a cada parque no es la más efectiva

.

ferrol / la voz

Al igual que en la mayoría de los trabajos, salvo en la vigilancia de las playas y la hostelería, las plantillas de personal se reducen en esta época por las vacaciones estivales. Algunos servicios y empresas pueden permitírselo, pero en las relacionadas con las emergencias incluso deberían reforzarse, porque hay más movimiento de la población. Es el caso de los cuadros de personal encargado de la extinción de incendios, que en las comarcas de Ferrol, Eume y Ortegal está integrada por 113 efectivos estables -no se contabilizan los contratados por la Xunta para los fuegos forestales-, para atender a una población aproximada de 200.000 habitantes, por lo que toca a un bombero por cada 1.769 vecinos.

En casi todos los parques hay carencias, bien de personal o de medios materiales. Así, en el de Ferrol, que es el más grande, en la actualidad hay 50 efectivos, porque se han perdido tres plazas por jubilaciones, que no se han cubierto por las limitaciones que establece la nueva ley en la tasa de reposición. Además de cubrir su propio municipio, presta servicio en Mugardos, Ares, Neda, Fene, Valdoviño y Cedeira.

Le sigue el parque comarcal del Eume, con 18 bomberos, que atiende los concellos de As Pontes, As Somozas, A Capela, Cabanas, Pontedeume, Monfero y San Sadurniño, pero también interviene en incendios en Cariño y Ortigueira.

Por su parte, el GES de Mugardos tiene asignados además los municipios de Ares, Fene, Cabanas, Neda y Valdoviño. Su plantilla tendría que ser de 12 efectivos, pero uno está de baja, otro que tendría que haberse incorporado no lo hizo y las vacaciones estivales han dejado el servicio bajo mínimos. De hecho, en los últimos días han arreciado las quejas porque algunas jornadas, como ocurrió el último fin de semana, trabaja un único operativo las 24 horas de cada turno.

En cuanto al GES de Ortigueira, el cuadro de personal está integrado por 12 trabajadores y atiende los concellos de Mañón, Ortigueira, Cariño, Cerdido, Cedeira, Moeche y As Somozas.

Por último, el Servicio de Prevención, Extinción de Incendios e Salvamento (Speis) de Narón, el de más reciente creación, tiene una plantilla de 22 personas, pero una está de baja laboral. Solo atiende el municipio naronés, salvo emergencias graves para las que son activados desde el CAE-112, que en octubre del año pasado los movilizó para prestar servicios en Negreira y Neda.

Las vacaciones estivales han obligado a reducir el número de efectivos por turno en todas las plantillas, siendo el caso más significativo el de Mugardos, en el que hay guardias con una sola persona.

A este hechos se suma una distribución de la cobertura que, según los propios bomberos, no resulta de lo más efectiva. Es el caso de los municipios de Cabanas y Pontedeume, que está asignada al parque comarcal del Eume, cuando desde la central de los bomberos de Ferrol indican que llegarían al lugar de la emergencia 12 ó 15 minutos antes.

Según la información recogida al respecto, este reparto se debe a que cuando se creó el parque de As Pontes el de Ferrol aún no había firmado el convenio con el Consorcio para prestar servicio a otros municipios y estaba previsto habilitar otro en Pontedeume, que nunca llegó a ver la luz.

Al frente del mando

Otra cuestión que también genera un cierto descontento es la de quién está al frente de los operativos. Si los primeros en llegar al lugar son los GES comienzan a intervenir en las incidencias, pero al llegar los bomberos son estos los que después se ponen al mando.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Menos bomberos y mal repartidos