Un verano otoñal

Antía Urgorri Serantes
Antía Urgorri EL ACUARIO

FERROL

22 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Nunca había pasado tanto frío un verano. Vale que estamos en el norte. Vale que en las Rías Altas. Vale que por las noches refresca. Pero, lo siento, este verano no es pulpo como animal de compañía. He visto con mis propios ojos cómo gente salía de la playa enroscándose el plumífero. Sí, sí, como lo leen, el plumífero. Yo misma me he envuelto más de una vez en la toalla de los Minnions de mis hijos, porque el viento helador me estaba dejando inmóvil.

Ha sido tal el frío de este verano, que mirar en las previsiones meteorológicas un huevo frito y 21 grados, es sinónimo de diazo de plaza. Por no decir que del armario de la niña no han salido la mayoría de los vestidos de tirantes. Eso sí, al chubasquero no le hemos podido dar más uso.

No sé si la culpa la tiene el cambio climático o la mala suerte, pero no nos ha podido tocar un verano peor en época de pandemia, esa en la que el aire libre está tan codiciado. Sin ir más lejos, esta semana aprovechaba mi último día libre antes de volver al trabajo tomando un refresco en una terraza. A las siete y media de la tarde corría tal frío que me costaba pensar que fuese 16 de agosto y no de octubre.