La Casa do Mel impulsa el apiturismo en la escombrera de la mina de As Pontes

A. F. C. AS PONTES / LA VOZ

FERROL

La presentación del proyecto tuvo lugar ayer en el Aula da natureza, cedida por Endesa a la Casa do Mel, en la antigua escombrera
La presentación del proyecto tuvo lugar ayer en el Aula da natureza, cedida por Endesa a la Casa do Mel, en la antigua escombrera

Endesa y el Concello colaboran con el proyecto de visitas guiadas a la zona

21 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

En la antigua escombrera de la mina de As Pontes -1.500 hectáreas recuperadas por Endesa tras el cese de la actividad extractiva- se intuye más de lo que se ve en una primera incursión. La compañía explica que en este espacio, «referencia a nivel internacional de rehabilitación medioambiental», conviven más de mil especies de plantas y animales (un panel informativo indica que la población de jabalí crece y la de corzo se reduce). Allí se encuentra el Aula de natureza, cedida por Endesa a la Casa do Mel de Goente desde finales de 2020.

En el interior de esta caseta de madera se puede vivir una experiencia sensorial única, al inhalar el aire del interior de dos colmenas de cristal que permiten contemplar el afanoso trabajo de las abejas. Este es uno de los elementos singulares del proyecto de apiturismo impulsado por la Casa do Mel, que preside Manuel Ferreira, con colaboración de Endesa y del Concello de As Pontes. La presentación tuvo lugar ayer, Día Mundial de las Abejas.

La Casa do Mel obsequió a los asistentes a la presentación con tarros de miel multifloral oscura y clara
La Casa do Mel obsequió a los asistentes a la presentación con tarros de miel multifloral oscura y clara I. F.

La iniciativa consiste en visitas guiadas para grupos de 20 personas, con un recorrido por la zona restaurada, donde se encuentran los tres apiarios montados por la Casa do Mel, a través de los convenios suscritos con Endesa desde 2015: de formación, producción y selección de abeja autóctona de Galicia, donde se centra la labor del equipo de investigación de la asociación, formado por una bióloga, una veterinaria y un técnico apicultor.

Este último, el cedeirés Iago Vilela, es uno de los 15 socios jóvenes que se han incorporado al sector en los últimos años a los que se refirió Ferreira: «Esta é a súa actividade principal [...], e van ter unhas necesidades xa. A produción primaria ten uns límites [3.000 kilos de miel al año, el excedente lo comercializa la Casa do Mel], e só dous ou tres teñen rexistro sanitario. No futuro, cando veñan anos bos de colleita, pode haber un problema pola baixada de prezos. Hai idea de crear unha cooperativa apícola, e a Xunta debería encamiñar as axudas aos colectivos. Para un apicultor só non é rendíbel exportar, si para unha cooperativa». Habló del bum que vive el sector y el peso creciente de las mujeres (un 25 % de los nuevos socios), y habló de la importancia de diversificar y aprovechar el resto de productos de la colmena: propóleo, polen o jalea real.

María Jesús Penabad, del departamento de Sostenibilidad de Endesa, alabó la actividad de la Casa do Mel y las posibilidades del apiturismo, igual que la concejala de Turismo, Elena López.

Dieciocho años de historia y 315 socios, 15 profesionales

La Casa do Mel de Goente se inauguró el 17 de mayo de 2003, de la mano del Concello de As Pontes, que facilitó el local, y de los fondos europeos del programa Leader, gestionados por EuroEume. Hoy son 315 socios, de los cuales 15 son autónomos y tienen la apicultura como actividad principal. Comercializa 25 toneladas de miel al año, en tiendas de proximidad. Antes de la pandemia recibían más de tres mil visitas al año.