Pontedeume, con 'p' de paladar


Tal vez esté leyendo temprano estas líneas y le apetezca picar algo entre horas. En ese caso, La Mirilla de hoy le ofrece una buena propuesta que seguro que le abrirá el apetito. El menú del día consta de pulpo á feira, el clásico de toda la vida, y ostras de segundo, regado todo ello con un buen cóctel preparado por alguno de los cuarenta aprendices de profesional que la semana pasada se dieron cita en el instituto Fraga do Eume, de Pontedeume, para disputar el noveno concurso gallego de cocina José Rodríguez-Moldes. La escenografía de la organización trasladaba a cualquier visitante, más que a un centro escolar, a un restaurante de muchísimos tenedores. El papel de los alumnos del instituto eumés era el de dar a la cita el glamur de un encuentro de referencia en la comunidad autónoma. Y vaya si lo consiguieron. Pero lo mejor de la jornada fueron las propuestas de pulpo á feira realizadas por cocineros de los diez centros gallegos participantes: Paseo das Pontes, de A Coruña; el IES de Foz; Sanxillao, de Lugo; Vilamarín, de Ourense; Carlos Oroza, de Pontevedra; Manuel Antonio, de Vigo; Compostela, de la capital; el Centro Superior de Hostalería de Galicia, también de Santiago; y los locales de la Escuela de Enseñanzas Elementales de la Naval de A Graña (Esengra), de Ferrol; y los anfitriones del Fraga do Eume.

No se trata de ningún improperio. Todo lo contrario, es la exquisitez que se sacaron de la manga las pontevedresas Ana Moreira Barreiro y Tamara Rodríguez Soto para hacerse con el primer premio en la modalidad de cocina. La presentación de las ostras sobre platos de pizarra concedió a Raúl González Silva y a Juan Verdeal Álvarez, de A Coruña, la segunda plaza. Pero todo esto sin desmerecer la participación local. Los del Eume, Cristian Santiago Breijo y Daniel López Vázquez ensayaron la mezcla del bivalvo con tacos de cerdo y manzana, una explosión de sabores que causó furor también entre el jurado. Y lo mismo ocurrió con el equipo del jefe de cocina Juan Hernández Cubero, de la escuela de A Graña.

Y como lo lógico es pasar del marisco al pescado, ahí va otra propuesta para que ensayen en sus casas. Un pez zorro, en apariencia similar a un tiburón, de cien kilos de peso y dos metros de largo, se convirtió ayer en toda una atracción en la sección de pescadería de Supercor. El centro comercial mantuvo el ejemplar en exposición durante todo el día. Incluso colocó en los accesos fotos del súper pez para llamar la atención de los clientes, que ayer pudieron admirar, pero no comprar, el ejemplar. Hoy se cortará en rodajas para que todo el que lo desee pueda degustar sus carnes. El kilo se venderá a 9,90 euros. El pez zorro fue capturado el pasado lunes, día 3, por un arrastrero de Ribeira y adquirido por la empresa propietaria del Supercor en la lonja de A Coruña.

Y con tal empacho que llevamos, casi mejor saltarse los postres y hacer la digestión con un juego parecido al Tú la llevas, pero con fines más solidarios. Recordarán que el Concello de Ferrol inició hace cosa de un mes una cadena de favores. Uno de los reporteros del programa Caiga Quien Caiga, Gonzo, fue el último en dar el testigo con su micrófono. Y ayer Francisco Cruz, presidente de la Cámara de Comercio, recogió ese testigo a cambio de una estatua de bronce. El alcalde, Vicente Irisarri, hizo de maestro de ceremonias en un acto al que asistió también la concejala de Solidaridade, Beatriz Sestayo. Contaban ayer que ya son numerosas las pertenencias que se acumulan desde que el portero del Racing, Queco Piña, entregó el 2 de febrero un balón firmado por todos los jugadores. Con lo que se recaude, en una subasta solidaria, se apadrinará un proyecto en la India.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Pontedeume, con 'p' de paladar