Galicia ya movilizó más de 317 millones de euros para frenar el cambio climático

La Voz REDACCIÓN

FAI GALICIA VERDE

ALBERTO LÓPEZ

Está ejecutada una cuarta parte del presupuesto de la Xunta para las 171 medidas del plan hasta el 2023

05 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Con la vista puesta en un futuro que cada vez está más cerca, la Estratexia Galega de Cambio Climático e Enerxía 2050 ha ejecutado más de 317 millones de las 171 medidas que contempla el plan hasta el 2023. De esta manera, se ha acelerado la reducción de emisiones contaminantes en Galicia, consiguiendo un descenso en línea con las directrices marcadas por la UE y muy por encima de la media nacional. Este balance fue presentado el pasado 12 de mayo al Consello da Xunta y supuso una evaluación del primer año transcurrido desde la implantación de la Estratexia, así como de su plan regional integrado 2019-2023, que fueron aprobados a finales del 2019. Ese análisis, no solo incluye un apartado de cifras y medidas, sino que también incorpora una valoración de cómo están los objetivos de reducción de gases de efecto invernado en Galicia, comparando estas cifras con toda España y Europa.

Así, afirma que la herramienta tiene un grado de ambición climática superior al definido en la nueva ley estatal de cambio climático y, además, está en la buena senda para conseguir la neutralidad climática en el año 2050, como marca Europa. Fijadas las metas, el plan incluye hasta el 2023 un total de 171 medidas con un presupuesto de 1.280 millones de euros, de los cuales ya se ha ejecutado casi una cuarta parte (los citados 317 millones) en ese primer año. Por el momento, hay 114 medidas en funcionamiento y otras 53 que se encuentran en fase de estudio. Las cuatro restantes ya terminaron su implantación.

Estas iniciativas se estructuran en cuatro bloques distintos: mitigación de emisiones de gases de efecto invernadero, adaptación a sus impactos, investigación de sus causas, evidencias y efectos, y dimensión social, gobernanza y sensibilización para alcanzar una sociedad más resiliente frente al calentamiento global. Ese primer bloque de mitigación es sobre el que más se ha trabajado hasta ahora, tal y como se desprende de la ejecución presupuestaria; se han invertido 268 millones en esa línea, donde destaca la puesta en marcha de alternativas de movilidad sostenible, que han supuesto algo más de 132 millones. Este eje de actuación ha impulsado el transporte colectivo y ha tratado de potenciar el uso de vehículos alternativos e infraestructuras de recarga, tanto en el ámbito marítimo como terrestre.