­Monitorizado por tu smartwatch

La tercera generación del Apple Watch apuesta por un procesador más potente y mayor duración de la batería. Pero el exceso de notificaciones puede estropear un poco la experiencia de usuario.


Es la era de los wearables, los accesorios que complementan los principales productos tecnológicos. Es, sobre todo, el caso de los smartphones que, no siendo suficiente la pantalla y las funcionalidades que incluyen, las compañías han sacado al mercado complementos para ampliar los servicios de los mismos. Precisamente Apple acaba de apostar por un nuevo modelo de Watch, el series 3, disponible por 369 euros. La compañía lo presentó el pasado mes de septiembre asegurando que incluye funciones nuevas que dejan en la sombra a su antecesor, el series 2, que ya se encuentra descatalogado (se sigue vendiendo la primera versión).

El gran salto que incorpora esta nueva generación de Apple Watch es que se ofrece la posibilidad de compra de un modelo que cuenta con datos móviles además de con GPS, liberando al usuario de llevar consigo el iPhone cuando salga a hacer deporte, por ejemplo. Un gran avance del que no se puede disfrutar, por el momento, en España, ya que Apple primero tiene que llegar a un acuerdo con las compañías telefónicas, que son las que gestionan los datos móviles.

Dejando a un lado esta característica por la que habrá que esperar un tiempo, el nuevo Watch 3 incluye un procesador y un sistema más rápidos, el watchOS 4, que permiten que el reloj funcione de forma más fluida, una de las principales quejas por parte de los usuarios del modelo anterior. La batería, por su parte, es de larguísima duración ya que supera con creces las 18 horas estimadas que aseguraba Apple. De esta manera, si el uso que se da al Watch es según las necesidades que se le vayan presentando al usuario, la batería alcanza fácilmente las 24 horas; si se suma algún entrenamiento deportivo puede descender, aunque no demasiado.

El deporte es uno de los pilares sobre los que se sustenta el Watch 3, tal y como afirma Jeff Williams, jefe de operaciones de Apple: «El Apple Watch Series 3, combinado con la potencia de watchOS 4, es el dispositivo perfecto para llevar una vida más sana». Precisamente la compañía indica que con este nuevo sistema operativo el Watch es capaz de ofrecer notificaciones más específicas. Por ejemplo, puede monitorizar los objetivos deportivos del usuario y notificarle al final del día cuánto le falta para alcanzarlos. También, si no registra pasos o movimiento por parte del mismo, avisa cada hora para que recuerde levantarse, aunque estos recordatorios pueden llegar a ser un poco repetitivos.

Llevar el Watch sincronizado con el iPhone, la única opción de que este funcione, implica estar conectado las 24 horas del día a todo lo que ocurre en la pantalla de tu smartphone, una opción muy buena si se necesita estar al tanto de absolutamente todo a todas horas. En caso contrario, la sensación de estar monitorizado todo el día puede llegar a ser molesta ya que, por defecto, el Watch activa las notificaciones de todas las aplicaciones compatibles con este wearable, dejando en manos del usuario que decida después silenciar todas aquellas que no le interesen.

El catálogo de aplicaciones sigue siendo limitado. Si bien cada vez son más las que incluyen la opción de sincronizarse con el Watch, las funciones que ofrecen son simplemente de consulta de datos, sin aportar ninguna acción específica ligada al reloj. Por otro lado, grandes desarrolladoras como Google todavía no han adaptado todas sus aplicaciones al wearable de Apple. Así, aunque puedes recibir la notificación de un correo de Gmail, no tienes opción de abrirlo y leerlo desde el Watch, como tampoco de contestar al mensaje. Por su parte, sí funciona Google Maps, y además de una forma muy correcta, ya que permite al usuario hacer uso del GPS y recibir en el reloj las indicaciones para llegar a su destino.

Caso un poco diferente el de WhatsApp. El Watch permite que el usuario reciba los mensajes y, una vez abiertos, contestarlos. Aparentemente parece que la aplicación está bien adaptada, pero sin duda le falta una importante función: que el usuario pueda enviar un mensaje, en lugar de solo poder contestarlo. Esto es, no se da la opción de decidir empezar una conversación.

Recibir llamadas es otra de las funciones que incluye el producto. La pantalla se enciende y no solo permite ver quién está llamando, sino que se puede contestar y utilizar el reloj como un manos libres. Esta opción es útil si por ejemplo se está conduciendo, aunque el sonido es bastante mejorable, nada que ver con los altavoces del propio smartphone.

La salud sería el otro pilar sobre el que se sustenta este último modelo de Watch. La monitorización cardíaca de forma continua busca asegurar unos resultados más exactos además de poder elaborar tablas personalizadas en las que se registren las pulsaciones del usuario en descanso, haciendo ejercicio intenso o simplemente caminando. A día de hoy existen ya compañías como Dexcom, centrada en productos para la monitorización de diabéticos, que vinculan sus productos con el Watch 3 para avisar de los niveles de glucosa en sangre a los pacientes. Una monitorización que podría salvar vidas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

­Monitorizado por tu smartwatch