Un verano con más controles de tráfico

Por José Manuel Pan

EXTRAVOZ ON

Eliseo trigo | Efe

La desescalada de la pandemia del coronavirus ha traído consigo un aumento de los excesos de velocidad, pero también más casos de alcohol, y sobre todo de drogas, al volante. Tráfico anuncia más controles para tener un verano más seguro en la carretera.

15 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Un verano con más vigilancia en la carretera. Eso es lo que anuncian los responsables de la seguridad vial en España ante el aumento de la siniestralidad experimentado en los últimos meses. Preocupa ese repunte, que coincide con el final de las restricciones en la movilidad a las que obligó la pandemia del coronavirus. Los expertos creen que la desescalada se ha llevado mal en el tráfico. La estadística muestra un incremento de los incumplimientos al volante, sobre todo en las infracciones más graves. En los primeros momentos de alivio sorprendieron los grandes excesos de velocidad. Desde la Dirección General de Tráfico advirtieron de esa situación. Los radares fijos que seguían operativos captaron velocidades muy elevadas en los pocos tramos abiertos a la circulación. «En la DGT tenemos la impresión de que hay conductores que tienen tendencia a aumentar la velocidad al ver que hay muy poco tráfico», señalaba el director de Tráfico, Pere Navarro, hace ahora un año, cuando empezaban a suavizarse las limitaciones de circulación y los coches volvían progresivamente a la carretera. Un año después, las cosas no han mejorado y se han añadido dos graves problemas, el alcohol y las drogas.

EL PRIMER FACTOR DE RIESGO

La mitad de los accidentes mortales tienen a la velocidad como factor determinante, según las estadísticas que maneja la DGT. En la última campaña específica de vigilancia de la velocidad, los agentes de la Guardia Civil comprobaron que una parte importante de los conductores denunciados por los radares de las patrullas superaban los 120 kilómetros por hora en el momento de ser captados cuando circulaban por carreteras convencionales. Eso indica que el exceso captado era superior a 30 kilómetros por hora ya que en vías convencionales la velocidad máxima es de 90 por hora.

CADA VEZ MÁS DROGAS

El consumo de alcohol y de otras drogas por parte de los conductores es el otro gran motivo de preocupación. El del alcohol lo es desde siempre, ya que es uno de los grandes causantes de accidentes de tráfico. Pero con las drogas se está comprobando un aumento de los casos detectados en la carretera, y tras los accidentes mortales. El estudio del Instituto de Toxicología y Ciencias Forenses revela que la mitad de los conductores muertos en el 2020 en accidentes de tráfico habían consumido alcohol u otras drogas.