Los coches ya no se pagan a tocateja

Aquella vieja costumbre tan gallega de ir ahorrando peseta a peseta hasta reunir el total y presentarse con el dinero para comprar el coche al contado ha pasado a la historia. Los propios vendedores tratan de ofrecerle al cliente diferentes fórmulas de financiación.


La única alternativa a la tocateja que había antes a la hora de comprar el coche era la firma de letras, un compromiso de pago avalado por el banco y que obligaba a pagar cada mes hasta finalizar el mismo.

En la actualidad, los concesionarios de las marcas ya disponen de diferentes planes para financiar las compras, e incluso se impone, cada día más, la opción del renting, que más que una compra es un alquiler a tres o cuatro años y con un número acordado de kilómetros máximo. Al acabar el contrato, por el que se pagan cuotas mensuales y que incluye mantenimiento, neumáticos e impuestos, el coche se devuelve a la concesión sin más, o se renueva el contrato por un nuevo coche.

El éxito que tiene este sistema en los últimos años denota que el interés de los españoles está cambiando de la propiedad al uso. Ya no se trata de tener un coche a nuestro nombre, sino de tener un coche a la puerta de casa para usarlo cuando queramos.

Esta fórmula es todavía más conveniente si se trata de un autónomo o una empresa, ya que las cuotas que se pagan cada mes por el coche se computan contablemente como gastos, en su totalidad.

Otro factor que juega a favor del renting sobre la compra es la incertidumbre actual con respecto a las tecnologías. Antes cualquier cliente tenía claro que quería un diésel, mayoritariamente, o si no un coche de gasolina como opción. Ahora mismo las ofertas electrificadas se han multiplicado con híbridos e incluso de gas y próximamente llega una nueva tecnología eléctrica con hidrógeno. Y muchos no saben si aún se pueden comprar un diésel, un gasolina o tienen que pasar al sector electrificado por obligación. Esa incertidumbre ante la compra de un coche, que en muchos casos vamos a tener durante cinco, diez, o más años, puede impulsar a muchos clientes hacia el renting, alquilar un coche durante los próximos años y ver qué pasa con el sector.

Comprar un coche ahora es más complicado que hace diez o quince años. Además de saber qué tecnología nos conviene, debemos elegir el tipo de operación que queremos. Financiar los coches puede parecer ventajoso, pero tenemos que hacer los números con cuidado para no caer en errores. La importancia del personal de ventas de los concesionarios es fundamental. Los vendedores y asesores comerciales tienen que hacer una labor ardua explicando al cliente las distintas posibilidades de compra y sus ventajas e inconvenientes.

¿Al contado, «renting», multiopción, o financiación lineal?

Simulando la compra de un Peugeot 208, modelo más vendido de marzo, en este caso con motor eléctrico que se beneficia del Plan Moves recién aprobado, vemos cómo es la operación con cada forma de pago.

AL CONTADO

La fórmula preferida hace algunos años, ahora apenas significa un 10 por ciento de las operaciones en la mayoría de las marcas. En este caso solo hay que pagar el precio al contado del vehículo.

PRECIO 14.200 euros (con ayudas directas del Plan Moves de 7.000 euros)

IMPUESTOS Corren a cuenta del comprador

SEGURO Corre a cuenta del comprador

MANTENIMIENTO Corre a cuenta del comprador

VALOR El propietario recupera parte del valor del coche cuando lo vende

«RENTING»

Esta fórmula supone el alquiler del coche durante tres o cuatro años, tras los cuales se devuelve al concesionario. Puede hacerse con o sin pago de entrada. El cliente se desentiende del resto de gastos.

CUOTA 199 euros

DURACIÓN 36 meses

ENTRADA 4.617 euros

KILÓMETROS Límite de 30.000 kilómetros

GASTOS INCLUÍDOS EN LA CUOTA Seguro a todo riesgo, mantenimiento e impuestos

MULTIOPCIÓN

Es una compra aplazada 48 meses por el valor de la mitad del coche, tras los cuales el comprador elige entre tres opciones: pagar la otra mitad, devolver el coche o cambiarlo por otro.

CUOTA 132 euros

DURACIÓN 48 meses

ENTRADA 4.617 euros

KILÓMETROS Límite de 40.000 kilómetros

GASTOS INCLUIDOS EN LA CUOTA Seguro a todo riesgo, mantenimiento e impuestos

FINANCIACIÓN LINEAL

Es la financiación habitual de compra del coche que generalmente se hace en la propia financiera de la marca, fijando el pago de cuotas, aunque el resto de los gastos corren a cuenta del cliente.

CUOTA - 236 euros

DURACIÓN - 96 meses

ENTRADA 4.617 euros

KILÓMETROS Sin límite

GASTOS NO INCLUIDOS Seguro a todo riesgo, mantenimiento e impuestos

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

Los coches ya no se pagan a tocateja