Portugal: un paraíso de aguas que curan

Blanca Hermida

EXTRAVOZ OK

hugo almeida

Portugal esconde rincones de gran belleza para relajarse y disfrutar del descanso. Las Termas de Vimioso ofrecen todo el poder curativo de las aguas de Terronha, ubicadas en el margen del río Angueira. Un paraíso para la salud.

15 abr 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Las propiedades curativas de las aguas de Terronha son un secreto a voces que ha sido transmitido de generación en generación. Durante décadas, personas de todas las edades han acudido a disfrutar de los beneficios de estas aguas sulfurosas utilizadas para el alivio de diferentes enfermedades, en especial los trastornos dermatológicos. A lo largo de los últimos años los estudios médicos han avalado también su utilidad para el tratamiento de distintas afecciones del sistema respiratorio, así como reumatismos y dolencias musculoesqueléticas. Las nuevas tecnologías y el apoyo de profesionales especializados han convertido este lugar en el destino ideal para disfrutar del ocio y alcanzar el bienestar, ganar calidad de vida y mejorar la salud.

El agua mineral natural de Terronha-Vimioso se caracteriza por ser un agua bicarbonatada, sódica (de tendencia clorada), sulfurosa, fluorada y alcalina, con una estructura típica de agua sulfurosa. Se trata de un agua hipotermal.

Las Termas de Vimioso ofrecen tratamientos específicos para las dolencias osteoarticulares, entre los que se incluyen el chorro escocés, el vapor en manos y pies, el vapor en la columna, el masaje vichy, la bañera de hidromasaje, la ducha circular, el maniluvio y pediluvio y el bertholaix, que consiste en una pulverización de vapor termal, transmitido por una corriente de aire caliente dirigida a los hombros, las caderas y la columna vertebral, con probados beneficios para este tipo de dolores.