Entrenadores de la educación

Pedro García Aguado y Francisco Mena ayudan a los padres en el difícil reto de la educación. Acaban de abrir una delegación en Galicia (Ames) y nos responden a las preguntas claves para afrontar la vuelta al cole, que, aseguran, no tiene por que ser un infierno.


PEDRO GARCÍA AGUADO

 -Durante mucho tiempo nos han hecho entender que educar a los hijos es una cuestión de sentido común, pero parece que nadie está realmente preparado para ser padre, ¿es un error fiarnos solo de nuestra intuición?

-Como se suele decir el sentido común es el menos común de todos los sentidos. El problema a la hora de aplicar el sentido común es que entran los sentimientos. Como para todo, para ser padres hay que formarse como tales.

-En los casos prácticos del libro aparece una frase que repetimos mucho los padres: «yo solo quiero lo mejor para mi hijo» ¿Por qué si queremos solo lo mejor a veces lo hacemos tan mal?

?Porque lo mejor para un hijo, no es darle todo aquello que quiere. En muchas ocasiones es negárselo y eso a veces como padre cuesta.

 -En su libro y en los programas en los que interviene aconseja siempre vigilar la presencia de nuestros hijos en las redes. Sobre este tema se ha generado mucha polémica, porque surgen voces que defienden el derecho a la intimidad y consideran que no es sano este «espionaje». Si te fías de tus hijos, te cuentan cosas y se portan bien ¿hay que mirarles el móvil?

-Por encima de su intimidad está su seguridad. Es cierto que han de tener intimidad, pero el problema es que les estamos dando un móvil a niños con conexión a Internet y si no hay supervisión se pueden producir problemas.

 -Hablan también de que hay que huir del conflicto, pero ¿no es algo inevitable el conflicto cuando se ponen límites o nos han enseñado erróneamente que educar es castigar, discutir, enfrentarse y en cierto modo «no dejar que se te suban a las barbas»?

?El click de la cuestión está precisamente en hacer que cumplan las normas sin que se genere conflicto. Es posible, de hecho en los casos que tratamos en nuestras consultas, con comportamientos y conductas agresivas, si los padres aplican el método, estas se controlan.

-¿Cree que con el ritmo de vida que llevamos hay demasiada permisividad? ¿es una forma de compensar la falta de tiempo y afecto?

-En ocasiones queremos recompensar a los hijos con cosas materiales o consintiéndoles todo, para compensar nuestra falta de tiempo. Pero en realidad estamos haciendo mal. Aunque tengamos poco tiempo, lo hemos de tener de calidad. Esto no quiere decir ser permisivos.

FRANCISCO CASTAÑO

 -Ahora que volvemos al cole y empieza la rutina, cambian los horarios y vuelven las obligaciones, ¿cuáles son las claves para que la vuelta al cole no sea un infierno?

-Yo no diría que la vuelta al cole sea un infierno y si lo es, hay algún tipo de problema. Lo que si se ha de tener en cuenta es que coger una rutina lleva unos días y se ha de tener paciencia y sobre todo dejar clara esta rutina desde el primer día. En un par de semanas todo vuelve a la normalidad.

 -En su libro recomiendan supervisar las tareas de los niños para evitar sorpresas, pero muchas madres lo asumen como algo propio, salen corriendo del trabajo para hacer los deberes con el niño, preparar los exámenes... y acaban en la consulta del psiquiatra ¿Cómo se encuentra el término medio?

-Educar es enseñar a los hijos a valerse por si mismos, si los padres les hacen los deberes, la nota se la ponen a ellos y cuando ya no pueden o los niños no quieren hay fracaso escolar. Lo mejor es supervisar las tareas y comprobar que las han hecho, pero en ningún caso hacérselos o corregirlos.

 -¿Cuál es la receta para la motivación? ¿Cree que los profesores hoy se implican cuando encuentran a un niño o adolescente desmotivado?

-Uff!! Gran pregunta. Es difícil motivar a un niño cuando tiene todo lo que necesita o quiere. La motivación viene porque lo que van haciendo les gusta, pero lo que sí es importante es que sepan que es una responsabilidad de ellos. En cuanto a los profesores, sí creo que se implican, la docencia es una profesión vocacional y creo que el 99 % de los profesores se implican con los alumnos.

 -¿Es buena la obsesión por organizar el tiempo extraescolar y llenarlo de actividades? ¿Hay que obligar, por ejemplo, al niño a hacer un deporte si no quiere?

-Las extraescolares deben ser divertidas para los niños y sobre todo es importante que vayan a gusto. ¿Nosotros nos apuntamos a cosas que no nos gustan? La obligación es el colegio. No nos podemos olvidar de que los niños han de tener tiempo libre y que también es bueno que se aburran de vez en cuando. En cuanto al deporte, es aconsejable que hagan, lo que no se ha de hacer es presionarlos en cuanto a resultados.

 -Vuelve el cole y con él la polémica de los deberes: ¿está usted a favor o en contra? ¿Cuánto tiempo deberían dedicarles los niños, según su edad?

-Yo estoy a favor de que los niños tengan deberes, ya que sirven para asimilar mejor los contenidos que se dan en clase, pero como todo, en su justa medida. Yo creo que hasta 6º de primaria entre 20 y 30 minutos es suficiente y en la ESO no pasar de 45 minutos diarios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Entrenadores de la educación