¿Por qué Estados Unidos se pone del lado de Marruecos?

Francisco Espiñeira Fandiño
Francisco Espiñeira REDACCIÓN / LA VOZ

ESPAÑA

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, este miércoles, durante una visita a una fábrica de Ford en Deaborn (Michigan)
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, este miércoles, durante una visita a una fábrica de Ford en Deaborn (Michigan) LEAH MILLIS

«Apoyamos que tanto España como Marruecos trabajen juntos hacia una resolución»», afirma una portavoz del Departamento de Estado, sin tomar partido en la crisis

19 may 2021 . Actualizado a las 21:24 h.

El Gobierno de Estados Unidos se pronunció este miércoles oficialmente por primera vez  sobre la crisis abierta en Ceuta. «Apoyamos que tanto España como Marruecos trabajen juntos hacia una resolución», manifestó una de las portavoces del Departamento de Estado de EE.UU., Jalina Porter, en una rueda de prensa. La portavoz indicó también que Estados Unidos está comprometido con la promoción en la región de procesos migratorios «humanos, ordenados y justos» a través de políticas bilaterales y multilaterales y a impulsar programas para entrenar a las autoridades locales

El pronunciamiento no varía sustancialmente la posición mantenida hasta ahora por la Administración de Joe Biden, que considera que se trata de un asunto bilateral entre España y Marruecos. «Estamos al tanto de la situación en Ceuta, pero dejamos que sean los gobiernos de España y de Marruecos quienes comenten este tema», había declarado un portavoz del Departamento de Estado a preguntas de Europa Press, antes de que Porter se pronunciara oficialmente. Esa misma fuente insistió en que «no se ha tomado ninguna decisión». «Estamos hablando en privado con las partes sobre la mejor forma de avanzar y no tenemos nada nuevo que anunciar», declaró.

El tema, de hecho, no habría figurado en la conversación mantenida el martes por el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, y el ministro de Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita, en la que el jefe de la diplomacia norteamericana reconoció a Rabat un «papel clave» para «fomentar la estabilidad en la región».