El PP rechaza pactar con el Gobierno si no retira el «atropello» al poder judicial

El Ejecutivo desoye las críticas de la oposición y de las asociaciones de jueces

Pablo Casado llega a la sesión de control en el Congreso.
Pablo Casado llega a la sesión de control en el Congreso.

Madrid / La Voz

La iniciativa del Gobierno para modificar el sistema de elección de los miembros Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), eliminando la mayoría de tres quintos exigida en las Cortes, ha elevado al máximo la tensión política y alejado aún más la posibilidad de un acuerdo entre el Ejecutivo y el PP para proceder a la renovación de su mandato, caducado hace dos años. Los populares entienden que se trata a de una maniobra para forzarles a alcanzar un pacto que rechazan mientras en él participe Unidas Podemos. «A mí no me presiona nadie, y menos alguien como usted», le advirtió el líder de los populares, Pablo Casado, al presidente del Gobierno, Pedo Sánchez, durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso.

Casado abrió sin embargo la puerta a un acuerdo si el Ejecutivo rectifica. «Mientras no retire su atropello legal, no hay nada que pactar», señaló. Una posición que en el Gobierno entienden como un cambio de discurso, aunque la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, rechazó aclarar si PSOE y Unidas Podemos están dispuesto a retirar la propuesta si el PP negocia.

En su respuesta, el jefe del Ejecutivo le devolvió a Casado los ataques instándole a que facilite un acuerdo por consenso, tal y como establece la Constitución. «Rectifique, medite, antes de que sea muy tarde para usted y para su partido», le advirtió. Pero en el PP señalan que lo que Casado denominó como una «reforma a la polaca», en referencia al asalto al poder judicial del Gobierno ultraconservador de Varsovia cuestionado por la Unión Europea, pone en peligro los fondos europeos de reconstrucción.

El Gobierno encontró también el rechazo frontal a su propuesta por parte de Ciudadanos, con el que negocia la aprobación de los presupuestos. Su líder, Inés Arrimadas, anunció que su partido recurrirá la reforma, que calificó como «un atropello» a la independencia judicial, ante las instancias judiciales europeas. Pero, antes incluso de que llegue ese momento, Cs pidió ayer a la Comisión Europea, mediante una pregunta en el Parlamento de Bruselas, que se pronuncie sobre la propuesta del Gobierno.

Pese a las críticas no solo de la oposición, sino de las principales asociaciones judiciales, Sánchez piensa seguir adelante con la reforma. El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, instó al PP a tener «visión constitucional» negociando para que la polémica pueda «quedar en nada». Y despachó las críticas de los jueces afirmando que «esa pluralidad es riqueza para un debate que ahora tiene que nutrirse».

 Críticas de ERC y Más País

Pero también entre sus socios de investidura, a los que el Gobierno necesita para sacar adelante la reforma y nombrar a los miembros del CGPJ sin contar con el PP, encontró reticencias el ejecutivo. El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, advirtió del riesgo que conlleva el cambio en el sistema con un Gobierno futuro de «extrema derecha o derecha extrema del PP, Vox y Cs». Y se preguntó por ello si la iniciativa del PSOE y Unidas Podemos puede ser «pan para hoy y hambre para mañana». Íñigo Errejón, portavoz de Más País, socio del Gobierno, advirtió al ejecutivo de que «dos errores no hacen un acierto» y advirtió del peligro de limitar los «contrapesos» en la elección del CGPJ porque estos suponen una «garantía» cuando se está en la oposición, ya que las «mayorías van y vienen».

Polonia se defiende en la UE diciendo que su modelo es más democrático que el que plantea España

 E. C.

La polémica por el intento del Gobierno de reformar el sistema de elección de los miembros del Consejo General del Poder Judicial para poder designarlos con la mayoría de investidura, y sin contar con el PP, se ha trasladado ya al ámbito europeo. El Gobierno de Polonia, contra el que la Unión Europea ha iniciado un procedimiento de infracción por su nueva ley sobre el Poder Judicial, utilizó ayer la propuesta del PSOE y Unidas Podemos para pedir explicaciones a la Comisión Europea por sus reproches. En un mensaje publicado en Twitter, el subsecretario de Estado de Exteriores de Polonia, Pawel Jabloski, indicó que «en España, el Gobierno cambia las reglas para la elección del Poder Judicial», pero destaca que, en lugar la mayoría de tres quintos que se exige en su país con la nueva fórmula, en España sería del «50 % + 1».

 Jabloski concluye preguntándose» si la vicepresidenta de la Comisión Europea, Vera Jourová, intervendrá en el caso de España como lo hizo en Polonia. La UE entiende que la reforma «socava la independencia judicial de los jueces polacos y es incompatible con la primacía del derecho de la Unión Europea». Con la ley anterior, 15 de los 25 miembros eran elegidos por juntas de jueces. Con la reforma, esos 15 jueces son elegidos por la Dieta del Congreso. En España, la totalidad de miembros del CGPJ serían elegidos en las Cortes con simple mayoría absoluta, y no con una reforzada de tres quintos.

 Críticas de jueces europeos

La reforma que plantea el Gobierno español es similar a la que Hugo Chávez impuso en Venezuela cuando en 2004 elevó a 32 el número de 20 jueces del Tribunal Supremo rebajando a una mayoría simple la mayoría reforzada de dos tercios de la Asamblea Nacional exigida hasta entonces para nombrar a los magistrados. La Asociación Europea de Jueces, mayoritaria en el continente, expresó ayer su «gran preocupación por que España esté dando un paso atrás en los objetivos fundamentales para la independencia del poder judicial». En un comunicado, la asociación Lamenta que no se reforme el modelo «reforzando las garantías de independencia de los jueces», retornando «al sistema anterior donde los jueces y magistrados integrantes del CGPJ eran elegidos por sus iguales».

«La reforma del Poder Judicial no le gusta ni a los que la han planteado», dice el barón socialista Vara

La Voz
El presidente extremeño Fernández Vara, tras la reunión del consejo político y social del PSOE
El presidente extremeño Fernández Vara, tras la reunión del consejo político y social del PSOE

El presidente de la Junta de Extremadura justifica la medida porque no habido otra salida debido al bloqueo político

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha considerado este jueves, sobre la reforma del sistema de renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que proponen PSOE y Unidas Podemos, que a veces hay que optar por soluciones que «no les gustan ni a los que las han planteado», pero no ha habido otra salida debido al bloqueo político.

Fernández Vara ha hecho estas declaraciones en Mérida, a pregunta de los periodistas, tras firmar con los representantes de los agentes sociales de la región la Nueva Estrategia de Empleo y Competitividad y el Plan de Empleo. El también secretario general del PSOE extremeño hubiera «preferido», según ha indicado, que no hubiese sido necesario plantear esta reforma y que se hubiera respetado el espíritu de la Constitución para que aquellas cosas que afectan a todos se decidan por mayoría cualificada.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El PP rechaza pactar con el Gobierno si no retira el «atropello» al poder judicial