La Generalitat solo aplica a un 5 % de los presos la semilibertad como a Junqueras

Cristian Reino BARCELONA / COLPISA

ESPAÑA

Oriol Junqueras, a su salida de la prision de LLedoners con un permiso de semilibertad para trabajar
Oriol Junqueras, a su salida de la prision de LLedoners con un permiso de semilibertad para trabajar Susanna Sáez | EFE

La Justicia europea da la razón al Supremo y rechaza que el líder de ERC ocupe un euroescaño

10 mar 2020 . Actualizado a las 16:39 h.

El exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras salió el martes en régimen de semilibertad de la prisión de Lledoners (Barcelona), privilegio del que disfrutan únicamente un 5 % de los 8.400 presos que hay en las cárceles catalanas, es decir unos 400, entre ellos siete de los reos del desafío independentista. Los exconsejeros Rull y Turull están pendientes de tramitar permisos similares para que les apliquen el artículo 100.2 de la legislación penitenciaria. Un 25 % del total de presos, según Justicia, está en tercer grado penitenciario y en torno al 15 % están de forma preventiva.

Junqueras, condenado a 13 años de cárcel por sedición y malversación, abandonó el penal barcelonés con el permiso para acudir tres días a la semana durante seis horas a la Universidad de Vich, en Manresa, muy cerca de Lledoners, donde dará clases de historia del pensamiento.

El dirigente de Esquerra llegó sobre las 11.20 al campus universitario, donde fue recibido por la vicerrectora, entre aplausos por un grupo de alumnos y profesores. El dirigente republicano dispondrá de despacho propio e impartirá clases en un curso de formación continua que empezará tras la Semana Santa, por lo que de momento se dedicará a preparar la asignatura. Poco después de las 16.30, salió de la facultad y regresó al penal.

La Fiscalía ha sido muy crítica con los permisos en régimen de semilibertad concedidos a los reos del procés, al entender que la Generalitat está concediendo terceros grados «encubiertos».

Así, el fiscal del Tribunal Supremo Fidel Cadena anunció este martes en Zaragoza que el ministerio público recurrirá la aplicación del 100.2 en todos los condenados del juicio del 1-O y afirmó que estas medidas «no pueden aplicarse de manera prematura».

El PP y Ciudadanos, mientras, aprovecharon la salida de Junqueras para cargar contra el Ejecutivo central. Muchos ya «temían» que con el Gobierno de Pedro Sánchez, Junqueras acabaría saliendo de la cárcel «antes de lo que le correspondía», afirmó la portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo. A su juicio, ver salir al líder de ERC de la prisión y recibir un trato «vip» en la cárcel es un «espectáculo degradante». Ciudadanos aseguró que este es el «precio» que paga Sánchez por el apoyo de ERC a su investidura. 

La Generalitat se defiende

La Generalitat, en cambio, negó que esté dando un trato diferencial a los presos y aseguró que todas las decisiones en torno a los permisos se ajustan a la ley. En relación con la investigación de la Fiscalía sobre si el trabajo que Oriol Junqueras desempeñará en la Universidad de Vich podría vulnerar su condena por inhabilitación, pues existen dudas acerca de si el centro universitario puede considerarse un organismo ligado al sector público, Ester Capella señaló que se trata de una fundación privada y el centro no tiene carácter público.

El mismo día que Junqueras salió con el primer permiso a trabajar, el Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) desestimó su petición de establecer medidas cautelares que le permitieran ocupar su escaño en el Parlamento Europeo tras haber declarado la Junta Electoral Central (JEC) y el Tribunal Supremo que había perdido su condición de eurodiputado al ser condenado en firme. Pese a que la Justicia europea sí reconoció que Junqueras debía haber podido tomar posesión de su cargo, ahora confirma la validez de la sentencia del Tribunal Supremo, que es firme.