El PNV justifica su cambio con el PP «en la ética y la responsabilidad»

El compromiso de Sánchez de respetar los Presupuestos, clave en su apoyo a la moción


redacción / la voz

El PNV dio ayer la estocada definitiva a Mariano Rajoy. A las 17.20 el portavoz nacionalista Aitor Esteban anunciaba desde la tribuna de oradores que los nacionalistas respaldarían la moción de censura contra el presidente del Gobierno, al que habían apoyado semanas antes para aprobar unos Presupuestos vitales para el País Vasco.

Los nacionalistas dejaron caer a Rajoy sin siquiera exigirle su dimisión, conscientes de que su voto decantaba la balanza. «Lo hacemos por ética política y por responsabilidad», argumentó Aitor Esteban, quien achacó al PP la falta de asunción de responsabilidades por la sentencia del caso Gürtel. La decisión final fue adoptada por el Euskadi Buru Batzar, ejecutiva nacional del partido nacionalista, en una reunión extraordinaria convocada en Vitoria para decidir el sentido de su voto, tras escuchar las motivaciones del PSOE para presentar la moción de censura y, sobre todo, tras oír de boca de Pedro Sánchez su compromiso de no modificar los Presupuestos del PP pactados con el PNV, especialmente beneficiosos para el País Vasco y que contemplan inversiones de 540 millones de euros para esta comunidad.

Mariano Rajoy, algo más que un gallego impasible

pablo gonzález

El ya expresidente se va tras afrontar las mayores crisis económica y política de la historia reciente española

«¡Esto es intolerable!». Mariano Rajoy salió de su habitación en el parador de Pontevedra con La Voz de Galicia en sus manos, abierta y doblada por la página en la que estaba una de las noticias bomba de la campaña de las autonómicas gallegas del 2009. El BNG, que en aquel momento compartía poder con el PSOE en la Xunta, había desviado un autobús lleno de jubilados que iban de excursión a Portugal hacia un mitin que los nacionalistas celebraban en el hotel Glasgow, de Oia. Aquel día Rajoy cambió su agenda de campaña. Llamó a Rafael Louzán, y en cuestión de un par de horas le organizó un mitin donde no había ni un sitio libre, en el mismo hotel donde el Bloque había perpetrado su polémico acto electoral el día anterior. Sabía dónde y cómo hacer daño, con una intuición innata para reconocer los momentos álgidos. Quizás por eso se especializó en dirigir las campañas electorales del PP.

Seguir leyendo

El voto definitivo del PNV comenzó a forjarse el pasado 25 de mayo, cuando el lendakari, Íñigo Urkullu, demandó explicaciones urgentes a Mariano Rajoy ante la «gravísima» sentencia del caso Gürtel. A pesar de ello, al PNV no le gustó inicialmente la iniciativa de Sánchez. Pero en los siguientes días, las negociaciones fueron intensas en la medida en que el PSOE se aproximaba a la cifra que hacía que los cinco diputados nacionalistas fuesen claves para sostener o tumbar el Ejecutivo de Rajoy. En esas negociaciones también había otro frente abierto. La posibilidad de un inminente adelanto electoral que, según las encuestas, beneficiaría a Ciudadanos, al que el PNV no quiere en el Gobierno por su enérgico rechazo al cupo vasco. Ayer, incluso, responsabilizó al partido de Rivera de acabar con la legislatura al retirar su apoyo al PP.

Los nacionalistas esperaron a que Sánchez plasmase todos estos compromisos desde la tribuna de oradores. Y fueron las palabras que quisieron escuchar para justificar la decisión de apoyar la moción, porque lo contrario «no traería más estabilidad a España», según Esteban. En el PNV también eran conscientes de que sería muy difícil explicar a sus bases que gracias a su apoyo Rajoy podía seguir en la Moncloa, porque «la sentencia de la Gürtel supuso un antes y un después en la sociedad española», según el portavoz del PNV en el Congreso. 

El trámite del Senado

Los nacionalistas no ocultan que la decisión de Pedro Sánchez de asumir los Presupuestos que el PNV pactó con el PP ha sido clave en su decisión final. Pero lo que parecía un trámite en el Senado puede convertirse en incertidumbre. Los populares cuentan con mayoría absoluta en la Cámara Ata, lo que supondría que podrían retrasar su aprobación definitiva e incluso rechazarlos. «Tener unos Presupuestos ahora es algo bueno. En una situación de incertidumbre política y económica es mejor contar con Presupuestos que no», recordó Estaban, que lanzó una advertencia al PP: «Si no pasan el trámite del Senado será una irresponsabilidad igual que de la que se acusa a otros».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El PNV justifica su cambio con el PP «en la ética y la responsabilidad»