Protestas en Palma contra la exigencia del catalán en la sanidad

Unas 2.500 personas se manifestaron en la capital balear por este requisito para ser funcionario en la red pública de salud


redacción / la voz

En torno a 2.500 personas se manifestaron ayer por las calles del centro de Palma para protestar contra el proyecto de decreto que aprobará el Gobierno balear para exigir, a partir de este año, la acreditación del conocimiento del catalán a los trabajadores de la sanidad pública de las islas. La marcha la organizó la plataforma ciudadana Mos Movem, En Marcha, Let’s Go, bajo el lema «Los idiomas no salvan vidas. Por una sanidad sin fronteras lingüísticas».

La empresaria Úrsula Mascaró, impulsora de este movimiento, explicó que considera que esta medida es «excluyente» y «dificulta la captación y fidelización» de profesionales sanitarios y no sanitarios en las islas, porque el decreto también afecta al personal de cocina o mantenimiento.

Además, recordó que en el 2016 solo cinco de las 7.000 reclamaciones presentadas en el ámbito de la sanidad pública se debieron a que los pacientes no fueron atendidos en catalán. A la manifestación, según relata Efe, acudieron los presidentes del PP y de Ciudadanos de Baleares, Biel Company y Xavier Pericay; el de Actúa Baleares, Jorge Campos; y miembros de los sindicatos CSIF y Simebal, el Sindicato Médico de Baleares, así como el senador autonómico del PP, José Ramón Bauzá.

El decreto contempla que los médicos y enfermeros tendrán que tener la titulación de catalán B1 (elemental) y los auxiliares de enfermería el nivel A2 (básico). Los que ganen una plaza en las oposiciones tendrán dos años para alcanzar ese nivel de conocimiento; si no lo hacen, se les restringirán los traslados, la promoción interna y el acceso a la carrera profesional, lo que influye en el acceso a pluses económicos.

En la protesta, el médico menorquín Claudio Triay, con 30 años de experiencia y el nivel C de catalán, el máximo, alertó de las «mucha dificultades» que existe en su isla para «captar» profesionales y que «este es un obstáculo más». Subrayó que «nunca» ha existido «el más mínimo problema» en Menorca entre pacientes y profesionales, ni por el catalán, ni por el inglés, el francés, el alemán o el castellano. La médica mallorquina Isabel Orlandis, que trabaja en una zona turística, dijo que en sus 20 años como profesional «jamás» había tenido ninguna dificultad para hablar con sus pacientes. «Es una cuestión política, pura y dura», lamentó. La CUP de Palma pidió al Govern «valentía» para aprobar el futuro decreto y asegurar así su derecho a expresarse en catalán.

El PSC asegura que Sánchez apoya el modelo lingüístico en Cataluña

La alcaldesa de Hospitalet de Llobregat (Barcelona), la socialista Núria Marín, aseguró ayer que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, «está a favor de la inmersión lingüística» y restó importancia a la opinión de algunos dirigentes del partido contra del uso del catalán como lengua vehicular, negando disensiones graves. «Lo que importa es lo que digan Pedro Sánchez y Miquel Iceta. Lo que puedan decir Javier Lambán [presidente de Aragón] u otros compañeros del PSOE, con todo el afecto y respeto, a mí no me sirve», declaró Marín en una entrevista radiofónica.

La alcaldesa, que es miembro de la ejecutiva federal del PSOE, defendió el sistema de inmersión lingüística en las escuelas catalanas y subrayó que «no hay ninguna discrepancia entre la posición del PSOE y la del PSC» sobre este tema. Marín considera que el artículo 155 no puede usarse para cambiar el modelo lingüístico y que el PSOE está en desacuerdo por cómo lo está aplicando el Gobierno de Mariano Rajoy.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Protestas en Palma contra la exigencia del catalán en la sanidad