Un clamor por el 21-D en Barcelona

Mercedes Lodeiro LA VOZ EN BARCELONA

ESPAÑA

Segunda gran manifestación por la unidad y contra el independentismo en apenas tres semanas: más de un millón de personas salen a la calle y piden derrotar al secesionismo en las urnas

30 oct 2017 . Actualizado a las 09:09 h.

«Votaremos». «Ahora sí, votaremos». Los cientos de miles de manifestantes que el domingo salieron a las calles de Barcelona emularon las proclamas que los independentistas lanzaban antes del referendo ilegal para reivindicar que en diciembre habrá urnas, pero estas legales, para unas elecciones autonómicas anticipadas en Cataluña en las que esperan dar la espalda al secesionismo.

De eso, de elecciones, se hablaba en una jornada de fiesta, música y baile por el céntrico paseo de Gracia de Barcelona, la Gran Vía y adyacentes para decirle al mundo: «Todos somos Cataluña». Ese era el emblema de la monumental manifestación que, convocada por Sociedad Civil Catalana, reunió el domingo a 1.300.000 personas, según la organización (300.000 según la Guardia Urbana de la Ciudad Condal). Un éxito, el de ahora, que supera al de otra reciente, la marcha del pasado día 8, cuando salieron a la calle alrededor de un millón de ciudadanos. La convocatoria contra el desafío soberanista del ya destituido Carles Puigdemont y para defender la unidad de España se desarrolló mientras las filas secesionistas digieren su fracaso tras la aplicación del 155.

La música de Mediterráneo, de Joan Manuel Serrat, y la de que Viva España, de Manolo Escobar, regaron los oídos de una multitud que se siente tan catalana como española, pero también los de unos políticos que exhibieron una unión inusual. El líder del PP catalán, Xavier García Albiol, se hacía fotos con Enric Millo (delegado del Gobierno), Miquel Iceta (líder del PSC) y Dolors Montserrat (ministra de Sanidad). Y abrazos sin importar las ideologías: Josep Borrell con Jorge Moragas, jefe de Gabinete de Rajoy. Pero también grandes sonrisas, como la de Albert Rivera e Inés Arrimadas.