Los silencios tácticos de Xulio Ferreiro

El alcalde de A Coruña se esconde, mientras que el de Santiago sí se pronuncia


Redacción / La Voz

Hay momentos históricos que exigen posicionamientos y liderazgos. El alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro, aupado al poder gracias a los votos de los simpatizantes de Podemos en la ciudad y al apoyo del PSOE local, oculta su postura personal sobre la secesión en Cataluña o sobre el éxito de la manifestación del domingo en Barcelona. La elocuencia de sus silencios habla por él. Mientras, el alcalde de Santiago, socio en las mareas pero miembro de Anova, sí que se ha pronunciado hablando de un «retroceso nos dereitos e nas liberdades» y colocando en el Concello de Santiago la pancarta «Parlem».

En A Coruña, son claras las declaraciones contra la aplicación de la ley para sofocar la rebelión de al menos cuatro ediles del gobierno: Alberto Lema, Rocío Fraga, Xosé Manuel Sande y Silvia Cameán. Pero el jefe de filas, Xulio Ferreiro, sigue la táctica de Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, quien también ha jugado con sus silencios y con sus apoyos a unos y a otros, según el momento.

La Marea Atlántica emitió un comunicado en el que subrayó el «enorme erro histórico. Que prezo máis alto por fuxir do diálogo. Forza á xente de Catalunya nestes intres incertos. Nin DUI nin 155». Ada Colau, que no fue a la manifestación, sí aludió el domingo al millón de ciudadanos a favor del orden constitucional y destacó la pluralidad como bien necesario.

Momentos difíciles en Podemos y en sus filiales

Podemos y sus filiales viven momentos difíciles entre los silencios de algunos líderes y el exceso de otros. Pablo Iglesias ya tuvo que sofocar en varias ocasiones la rebelión de los suyos en Cataluña. Iglesias fue rápido en negar validez alguna a la declaración de la república catalana. Pero el domingo su compañero Pablo Echenique incendió las redes al llamar racistas y homófobos al millón de personas que salieron a las calles de Barcelona a defender la Constitución.

En Cataluña, el enfrentamiento es especialmente complicado. El líder de Podem, Dante Fachin, planteó incluso una candidatura única con las fuerzas soberanistas, lo que provocó que Podemos desde Madrid negase tal posibilidad. No solo desde Madrid. En Barcelona, Ada Colau sigue ocultando sus cartas y busca un escenario que le sea favorable a ella. Así, su colega de los comunes Xavier Domènech no tardó en negar que fuesen a ir en ningún tipo de coalición con los independentistas. Podemos se presentará en Cataluña como en el resto de España, dijo. Nada que ver con los continuos pronunciamientos del ya citado Dante Fachin o de Ángels Martínez, ambos diputados y muy beligerantes con quienes defienden el patriotismo español del que hace gala en ocasiones Pablo Iglesias.

Ángels Martínez, la diputada del Parlament que retiró las banderas españolas del hemiciclo catalán y que fue reprendida por ello, escribió este fin de semana la negación de lo que había dicho su líder Pablo Iglesias: «Que el BOE diga misa: el presidente de la república catalana es Puigdemont», en la línea de lo que defienden dentro de Podemos algunos anticapitalistas.

La diversidad de posturas y lo encendido del debate pide que los votantes gallegos de las mareas, tanto los que llegaron desde Podemos como los que pudieron hacerlo desde Anova, desde EU o desde otras fuerzas de izquierdas, sepan qué línea defienden sus líderes en Galicia en un momento histórico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
57 votos
Comentarios

Los silencios tácticos de Xulio Ferreiro