La comisión Fernández, un campo de batalla antes de empezar

PP y PSOE se oponen a llamar a los comisarios de la policía política, a los que sí quieren oír Podemos y PDeCAT

.

madrid / colpisa

La denominada «comisión de investigación sobre la utilización partidista del Ministerio del Interior» se ha convertido en un campo de batalla parlamentario antes de empezar. Se debate el alcance en sí de la comisión. El PP y el PSOE aspiran a acotar mucho los trabajos y los comparecientes, para evitar que se convierta en un altavoz para los nacionalistas catalanes y, sobre todo, que sirva para airear más trapos sucios de la denominada policía política, la camarilla de comisarios que, bajo el mandato del exministro Jorge Fernández, promovió supuestas investigaciones extrajudiciales sobre rivales políticos. Casi en las antípodas se sitúan Unidos Podemos, ERC y PDeCAT, que quieren una comisión más amplia y creen imprescindible que por ella pasen, no solo los comisarios bajo sospecha, sino miembros del actual Gobierno.

Puntos de acuerdo

Hoy los diputados tienen que establecer la «ordenación de los trabajos» y no va a ser fácil. Por el momento, los puntos de acuerdo son mínimos: pedir documentación a Interior y al Parlamento catalán. Al primero, le reclamarán el informe encargado por Jorge Fernández y que dio lugar a que la Fiscalía solicitara al Supremo el archivo de la denuncia de Convergència contra el propio ministro y contra el exdirector de la Oficina Antifraude de Cataluña Daniel de Alfonso por las grabaciones hechas públicas en las que ambos supuestamente conspiraban para buscar pruebas contra los soberanistas. A la Cámara catalana, le pedirán la declaración de De Alfonso ante ese órgano. El otro único punto en común es que entre los comparecientes tienen que estar sí o sí Fernández (cuando su salud lo permita), De Alfonso y «muy probablemente» el ex director general de la Policía Ignacio Cosidó.

Ni el PP ni el PSOE garantizan su apoyo a otros comparecientes, aunque el plan establecido por el presidente de la comisión, el peneuvista Mikel Legarda, recoge que cada grupo pueda reclamar cuatro o cinco comparecientes. Los soberanistas catalanes y Unidos Podemos han insinuado que podrían pedir que declararan Mariano Rajoy o el actual titular de Interior, Juan Ignacio Zoido. Unidos Podemos, ERC y PDeCAT quieren oír a la expresidenta del PP catalán Alicia Sánchez Camacho, y al jefe de gabinete de Rajoy, Jorge Moragas, a quienes algunos acusan de estar en la génesis de la denominada operación Cataluña.

Votación
1 votos
Comentarios

La comisión Fernández, un campo de batalla antes de empezar