Ana Mato presenta su dimisión para «no perjudicar al Gobierno»

La ministra de Sanidad deja el cargo tras conocerse que el juez quiere juzgarla por haberse lucrado de los negocios de su exmarido con la trama Gürtel

Ana Mato 2

La Voz | Agencias

Segunda dimisión en el Gobierno de Rajoy en dos meses. Tras la marcha de Gallardón por la retirada de la ley del aborto, Ana Mato ha presentado este miércoles su dimisión tras conocerse que el juez Ruz quiere sentarla en el banquillo por su relación con la trama Gürtel.

La ministra de Sanidad ha presentado su dimisión tras una conversación con el presidente del Gobierno y en la que le trasladó al jefe del Ejecutivo que dimitía para no perjudicar al Gobierno. «No quiero, bajo ningún concepto, que mi permanencia en esta responsabilidad pueda ser utilizada para perjudicar al Gobierno de España, a su presidente ni tampoco al Partido Popular», asevera Mato.

La dimisión de la ministra de Sanidad, reclamada por la oposición y también por algunos sectores del PP, se hizo pública horas después de que se conociese el auto de Ruz y un día antes de que el presidente vaya al Congreso a concretar nuevas medidas para luchar contra la corrupción. Desde el PP se quería evitar la imagen de Ana Mato sentada en la zona reservada por los miembros del Gobierno y eso ha precipitado que Rajoy haya tenido que prescindir de una de sus personas de máxima confianza y en la que delegó el peso de las últimas campañas electorales e incluso la gestión del partido tras el fin de la era Aznar.

El equipo de Mato en el Ministerio de Sanidad daba a entender a media tarde que no iba dimitir, que seguiría con su agenda de trabajo y que el jueves haría declaraciones en el Congreso, pero hubo un giro inesperado a última hora de la tarde. El entorno de Mato asegura que la ministra se derrumbó ante la nueva catarata de críticas que la colocaban en el ojo del huracán ante el debate anticorrupción. «Ana Mato no estaba dispuesta a pasar otra vez por el mismo calvario», aseguran. En las filas 'populares' reconocen que dimisión de la ministra es un alivio ante el debate parlamentario, ya que los grupos de la oposición no podrán acosar al jefe del Ejecutivo con este asunto exigiendo su inmediata dimisión. Rajoy, que en múltiples ocasiones no ha dudado en verbalizar que mantenía la confianza en la ministra, ha aceptado la dimisión condicionado por el debate. «Si mañana no se celebrara ese debate no habría aceptado su renuncia», destacan.

Su situación ya se había convertido en prácticamente insostenible desde la polémica gestión de la crisis del ébola, tras la cual la oposición ya pidió a Rajoy que la destituyese. El presidente del Gobierno prefirió alejar a la ministra del foco mediático, darle más peso a la vicepresidenta en la gestión de la crisis y dejar pasar el tiempo.

La corrupción y la trama Gürtel, por la que ya ha sido cuestionada en múltiples ocasiones, ha acabado finalmente con su paso por el ministerio de Sanidad, que también ha sido duramente criticado por los recortes, la implantación del copago y la reducción de las ayudas para la dependencia.

Regalos y viajes

Los viajes y regalos pagados por la Gürtel a Jesús Sepúlveda han perseguido a Mato desde febrero del 2013, cuando se conoció el informe policial que los detallaba y, aunque en aquel momento no dimitió, la ministra ha decidido ahora dejar su cargo y aparcar por el momento una carrera política que comenzó hace casi 30 años.

En el auto que ha provocado la dimisión de Ana Mato, el juez Pablo Ruz declara a la ministra de Sanidad partícipe a título lucrativo de las actividades de la trama por haber «disfrutado» o haberse «beneficiado, sola o en compañía» de su exmarido, el exalcalde de Pozuelo de Alarcón Jesús Sepúlveda y otros miembros de su familia, de «servicios turísticos, pago de eventos familiares y otros artículos de de uso particular».

El juez, que apunta que será en el juicio oral cuando se determine la cuantía concreta del lucro, señala que entre los años 2000 y 2004 Ana Mato se benefició junto a su entonces marido de «regalos en forma de servicios turísticos que comprenden tanto desplazamientos en medios de locomoción como alojamientos en establecimientos hoteleros en España y en el extranjero y otros servicios turísticos». En este sentido, el auto apunta que la red abonó la familia «regalos en forma de organización de eventos familiares y pago de servicios de carácter privado» entre los años 2001 y 2005 por un montante total de 5.108,52 euros. Entre estas percepciones se encuentran artículos de la marca de lujo Louis Vuitton (610 euros), dos fiestas de cumpleaños infantiles con globos y payasos (669,53 euros en 2001 y 1.996,19 en 2002) y una comunión de la hija del matrimonio (1.832,08 euros en 2005).

Tercera baja

Desde que fue nombrado presidente del Gobierno, Rajoy siempre ha insisitido en que quería mantener el equipo de ministros durante toda la legislatura. No ha sido así y en el último año se han ido tres de los componentes del Consejo de Ministros. El primero en dejar el Ejecutivo, dos años y cuatro meses después de que Rajoy conformara su Gabinete, fue Arias Cañete, quien el pasado 28 de abril entregó el testigo a Isabel García Tejerina para encabezar la lista del PP a las elecciones europeas de mayo. Tras los comicios, y una vez que Jean Claude Juncker fue elegido como nuevo presidente de la Comisión Europea, Arias Cañete fue designado comisario europeo de Clima y Energía.

El segundo ministro en ser sustituido fue Alberto Ruiz-Gallardón, quien presentó su dimisión como titular de Justicia después de que el Gobierno decidiera retirar la reforma de la ley del aborto que él había impulsado. La cartera de Justicia fue ocupada el pasado 29 de septiembre por Rafael Catalá.

Los dos cambios tuvieron en común que fueron sustituidos por secretarios de Estado con un perfil más técnico que político y, por tanto, elegidos para continuar la labor de los departamentos hasta el final de la legislatura. Entre los secretarios generales del Ministerio de Sanidad se encuentra la exconselleira Pilar Farjas, que tras las elecciones generales sonó como unas de las opciones preferidas por Rajoy para asumir la cartera. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, asume las competencias de Sanidad en el Gabinete de Mariano Rajoy hasta que se nombre al sustituto de Ana Mato.Su toma de posesión no se prevé hasta el próximo miércoles por motivos de agenda de Rajoy y el rey, pero es probable que el nombre se desvele ya en las próximas horas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
46 votos

Ana Mato presenta su dimisión para «no perjudicar al Gobierno»