Interior incorpora la seguridad privada a todas las prisiones

julio á. fariñas REDACCIÓN / LA VOZ

ESPAÑA

Otros 800 agentes se sumarán en semanas a los 254 que entraron el año pasado con la puesta en marcha de un plan piloto en 21 centros

23 jul 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

El proceso de privatización de la seguridad en los centros penitenciarios españoles avanza de forma imparable. A los 254 agentes que se incorporaron el año pasado en 21 de los 68 centros penitenciarios dependientes de la Administración central, en el marco de un plan piloto puesto en marcha por el Ministerio del Interior, se sumarán en los próximos días otros 800 agentes que se incorporarán a la totalidad de los centros.

Estas incorporaciones no supondrán, inicialmente, la salida de la Guardia Civil y la Policía Nacional de las prisiones. Eso queda para una tercera fase. El cometido de los agentes de la seguridad privada, de momento, se reducirá a la vigilancia del perímetro de las cárceles, lo que implica control de vallados y muros exteriores, la supervisión de las cámaras de seguridad y la comprobación de los accesos reservados a familiares de los reclusos, entre otras funciones. Inicialmente no está previsto que tengan ningún tipo de contacto con los internos.

La tercera fase del plan se pondrá en marcha previsiblemente en julio del año que viene, una vez que se emita un nuevo informe positivo relativo a la segunda experiencia realizado por Guardia Civil, Policía e Instituciones Penitenciarias.