Ana Mato ve «profundamente injusto» que pidan su dimisión por asuntos en los que no tiene «ninguna responsabilidad»

Tomás Gómez pide a la titular de Sanidad que deje el cargo «por el bien de España», al no enterarse «de lo que pasaba en su casa y en su garaje»


La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha criticado hoy las «calumnias» de quienes la acusan de haberse beneficiado de la trama Gürtel y ha calificado de «profundamente injusto» que pidan su dimisión por asuntos en los que no tiene «ninguna responsabilidad».

Durante su intervención en la sesión de control al Gobierno en el Senado, Ana Mato ha defendido su continuidad al frente del ministerio ante la petición formulada por el grupo socialista de que abandone su cargo tras la publicación de informes policiales que aportan nuevos datos de gastos de viajes y regalos pagados por esta red al exmarido de la ministra, Jesús Sepúlveda, en algunos de los cuales ella aparece como receptora.

«Sabe usted perfectamente que no puedo tener ninguna responsabilidad, y así lo ha dicho un juez, por lo que haya podido hacer o dejado de hacer otra persona», ha subrayado la ministra en respuesta a la senadora del PSOE María Victoria Chivite.

La senadora socialista ha recordado que en el 2009 la ahora ministra Ana Mato «abanderó» un código ético en el que defendió que no se debe mirar para otro lado cuando se ven conductas inadecuadas. «Es exactamente lo contrario de lo que está haciendo en este momento».«Usted, que por acción u omisión se ve inmersa en una trama corrupta y mira para otro lado, ha perdido toda autoridad moral para exigir a los ciudadanos de este país un sacrificio de 7.000 millones de euros en recortes sanitarios», ha señalado Chivite.

«Escuche a los ciudadanos que creen que debe dimitir por su implicación en la Gürtel y no se escude en que es machista pedir la dimisión por algo que hacía su exmarido, porque machista es utilizar la figura de mujer ignorante de los ingresos domésticos para defenderse o esconderse bajo la figura de mujer florero que no sabía nada de lo que pasaba en su casa ni de cómo se pagaban las facturas», ha dicho.

«Dimita por el bien de España», le pide Tomás Gómez

A las peticiones de dimisión se ha sumado también el líder del PSOE en Madrid, Tomás Gómez. El senador socialista ha pedido a Ana Mato que deje el cargo de ministra «por el bien de España», al no enterarse «de lo que pasaba en su casa y en su garaje» y por desconocer sus obligaciones como ministra ante las privatizaciones de hospitales en Madrid.

Durante la sesión de control al Gobierno en el Senado, Gómez ha expresado sus dudas sobre las declaraciones de Ana Mato en las que aseguraba desconocer lo que hacía su exmarido, el exsenador popular y exalcalde de Pozuelo de Alarcón (Madrid), Jesús Sepúlveda.«Por no enterarse de lo que pasaba en su casa, en su jardín y en su garaje, y sobre todo, por no enterarse de lo que pasa en la sanidad en España, lo que debería hacer hoy en esta Cámara es anunciar su dimisión, su renuncia. Dimita por el bien de España», le ha exigido.

Por último, la senadora de la Entesa Mónica Almiñana se ha dirigido a la ministra Ana Mato para decirle que «ha perdido toda la legitimidad» para seguir pidiendo «sacrificios» a los ciudadanos. Le ha achacado que, si bien el Gobierno ha querido «vender un relato de la crisis» en el que todos los ciudadanos eran los responsables de la misma y todos habían «derrochado», la realidad no es así. «Todos no hemos vivido igual, a todos no nos ha aparecido un coche en el garaje, no a todos nos pagaban las fiestas de cumpleaños y no aceptábamos regalos caros», ha afirmado Almiñana.

Mato ha asegurado estar «muy orgullosa» de su trabajo, de su partido y de «la confianza» en ella del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos

Ana Mato ve «profundamente injusto» que pidan su dimisión por asuntos en los que no tiene «ninguna responsabilidad»