El Gobierno pide ayuda a EE.UU. para impulsar el diálogo sobre el Sáhara


Lisboa/colpisa.

El Gobierno ha comenzado a mover sus hilos, siquiera mínimamente, para lograr una mayor implicación internacional en la resolución del conflicto del Sáhara Occidental. La ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, aprovechó ayer el encuentro programado en Lisboa con la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, para plantear la necesidad de dar un «nuevo impulso político» al diálogo entre las partes. Y algo similar hizo horas después con su homólogo británico, William Hague, pero no con la francesa, Michelle Alliot-Marie.

La presión generada en España ante la falta de una condena a Marruecos por el violento desmantelamiento del campamento situado a las afueras de El Aaiún ha obligado al Ejecutivo de Zapatero a dar un paso al frente por un asunto que apenas concita la atención de la comunidad internacional. No hay rectificación alguna porque el jefe del Ejecutivo sigue defendiendo que su posición es la «acertada» para desempeñar un papel «útil» en la resolución del problema de fondo, y así lo reiteró durante la rueda de prensa posterior a la cumbre de la OTAN, en la capital portuguesa.

El efecto de las gestiones realizadas es aún incierto. Según su propio testimonio, la ministra Jiménez transmitió a Clinton y Hague que ahora resulta «más urgente que nunca elevar el nivel político del Grupo de Amigos del Sáhara», formado por los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y España. Pero lo único que obtuvo de la jefa de la diplomacia estadounidense es el compromiso de que «estudiará» la idea. Este grupo viene celebrando encuentros con cierta periodicidad, pero la ministra subrayó que hasta ahora las citas han tenido un carácter «más técnico» que político porque han estado protagonizadas por segundos niveles.

Zapatero no solo no se mojó a la hora de aclarar si deberían celebrarse entrevistas ministeriales o, tal vez, de jefes de Estado y de Gobierno, sino que bajó aún más el listón esbozado por la responsable de Exteriores. «Es secundario el nivel que tenga una reunión u otra -dijo-, lo prioritario es que los Gobiernos estén comprometidos, que Naciones Unidas vuelque los intentos máximos y que Marruecos y el Frente Polisario tengan una buena disposición de diálogo: esto es lo que tenemos que conseguir». «¿Es difícil? ¡Dificilísimo!», concluyó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El Gobierno pide ayuda a EE.UU. para impulsar el diálogo sobre el Sáhara