La fiscalía vasca se querellará contra Otegi por exaltar y justificar a ETA

AGENCIAS SAN SEBASTIÁN

ESPAÑA

JUAN HERRERO

El portavoz de EH elogió a los «gudaris» que han caído en la «lucha por la autodeterminación»

30 jul 2001 . Actualizado a las 07:00 h.

Las declaraciones efectuadas durante el entierro de la etarra Olaia Castresana por el portavoz de la coalición radical Batasuna, Arnaldo Otegi, han motivado una rápida reacción de la Fiscalía General del Estado. Su titular, Jesús Cardenal, ordenó ayer a la Fiscalía del País Vasco la presentación de una querella contra Otegi por la presunta comisión de un delito de exaltación y justificación del terrorismo. Dado que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) trámitará la querella, el dirigente batasuno podría ser condenado a dos años de prisión. Otegi agradeció ayer, durante el homenaje a la etarra fallecida la pasada semana en Torrevieja al estallar el artefacto que manipulaba, la labor realizada por «todos los gudaris (soldados vascos) que han caído en la lucha por la autodeterminación». Durante el entierro de Castresana, celebrado en el cementerio de Polloe (San Sebastián), el portavoz radical se refirió a ella como una gudari que «se nos va en la dignidad silenciosa». Los asistentes corearon gritos de apoyo a ETA. Ayer, la Audiencia Nacional condenó a Francisco Múgica Garmendia, Pakito, y a José María Arregui Erostarbe, «Fiti», a 1.128 años de cárcel a cada uno por el atentado contra la Dirección General de la Guardia Civil, cometido el 22 de noviembre de 1988, en el que murió un transeúnte, Julio Bilbao, y el niño de dos años Luis Delgado, que viajaba con sus padres en un coche.