Concellos donde sacar pecho

Avión, Pedrafita, Allariz, O Grove y Oleiros son los municipios donde los partidos tuvieron mejor resultado


redacción / la voz

Sobre un mapa de Galicia podría dibujarse un cuello de camisa. Bastaría con unir los concellos en los que sacaron un mayor porcentaje de votos los cinco partidos más representativos que se presentan a las elecciones autonómicas del día 25. El lápiz tendría que deslizarse desde Pedrafita do Cebreiro, el bastión principal del PSOE en su montaña roja, a Allariz, uno de los estandartes del nacionalismo. Luego tendría que desviarse hasta Avión, un concello de emigrantes donde arrasa el PP. Desde allí, poner rumbo a O Grove, un municipio en el que su tradicional fragmentación del voto basculó esta vez hacia En Marea. Desde esa pequeña península pontevedresa habría que subir de nuevo al norte para llegar a Oleiros, donde Ciudadanos obtuvo su mejor resultado. Esos son los cinco vértices de ese patrón que dibuja el cuello de camisa. Un paseo por cada uno ofrece una explicación de por qué cada uno de esos partidos sacó ahí su mejor porcentaje.

Un hombre mayor, bastón en mano, camina en dirección a una nave multiusos que hace las veces de refugio invernal para los mayores de Pedrafita.

-¿Vota a Raposo?

Home, claro!, responde mientras avanza hacia el mismo lugar en el que trabaja una de las cuadrillas municipales.

José Luis Raposo es alcalde en Pedrafita do Cebreiro (1.298 habitantes) por el PSdeG desde el año 1986. En ese concello de la montaña lucense, los socialistas lograron en las últimas elecciones generales de junio un 50,25 % frente al 34,49 % del PP. No es algo nuevo. Pero más que del PSOE Pedrafita es de Raposo. Dicen algunos de sus habitantes que el modelo de gestión municipal tiene mucho que ver porque crea empleo «no pobo, para a xente de aquí». En Pedrafita todas las obras las hace la Administración con personal y maquinaria propia, también gestiona los servicios sociales. «Costou que nolo deixaran facer, pero funciona. Traballamos como unha empresa», dice un alcalde que entró en el pleno cuando aún no tenía ni treinta años.

A 181 kilómetros, en la montaña ourensana, hay otro bastión, pero en lugar de rojo es azul y, aunque está lejos del mar, sobrevuela la gaviota del PP. En septiembre no hay mucha gente en la calle de este concello de 1.962 personas lleno de casas magníficas, que en verano multiplica la población y el número de Mercedes que suben y bajan por las carreteras llenas de curvas del concello. Durante un par de veranos hasta estuvo ahí descansando Carlos Slim. «Dende que eu recordo aquí gañou toda a vida o PP», comenta un joven que atiende detrás de la barra de un bar del pueblo. Además, no gana por los pelos. Arrasa. Un 88,17 % en las últimas generales. Hasta hay vecinos que, aunque dicen que son de derechas, les hubiera gustado que hubiera algo de oposición para que, al menos, discutieran algo. ¿Por qué triunfa el PP? «Aquí hai moito emigrante, o emigrante confía no PP», explican en un pequeño negocio del pueblo.

Un sufragio más repartido

Lo contrario a la homogeneidad de voto que hay en Avión es la heterogeneidad que se respira en O Grove. El mejor resultado de En Marea fue ahí al alcanzar un 33,7 % de votos frente al 31,14 % del PP o el 21,32 % del PSOE, pero puede que no lo repitan, aunque en O Grove nunca sabes. Basta lanzar la piedra con un comentario para que empiece el debate en un bar cercano al puerto. «Aquí o voto está moi repartido. Chegou a haber nove partidos. ¿Por que gañou a Marea nas últimas xerais? Porque a xente está moi farta. Votaron os mozos ou xente que normalmente non vai votar. A dereita e fiel e vai sempre, a esquerda depende, e castiga», dice una chica de mediana edad que prefiere no dar el nombre.

A Noli no le importa confesar que fue uno de los que votó a En Marea en las generales pasadas, pese a ser del PSOE, «pero non volvo facelo. Son do PSOE, do guaperas, de todos os guaperas. Porque Felipe tamén era un guaperas. Aínda que este de agora non me gusta moito». Miguel, en cambio, es del BNG, pero dice con sorna que «cada un vota a quen quere e logo ganan os nosos».

Con el BNG no hubo sorpresas. Sacó su mejor resultado en Allariz (6.049 habitantes), uno de sus feudos tradicionales desde que Anxo Quintana fue alcalde. El resultado, un 19,02 % de votos, aunque ganó el PP con un 34,65 %.

Más al norte, en Oleiros (34.693 personas), un concello donde arrasa Alternativa dos Veciños en las municipales, fue donde Ciudadanos tocó techo con un 13,15 %, aunque en porcentaje ganó el PP (37,54 %) ¿Qué pasará en cada uno de estos municipios el día 25? Ya se verá entonces.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Concellos donde sacar pecho