Twitter perdió las elecciones

La preponderancia de Unidos Podemos en las redes no se traduce en votos en las urnas


Redacción / La Voz

Desde que los partidos llamados emergentes entraron en la lucha electoral, las redes sociales han sido su campo de batalla favorito: dominan esa guerra de guerrillas que se desarrolla desde casa y que utiliza el ingenio como arma. Se vio en los pasados comicios generales: Podemos y Pablo Iglesias eran la formación y el líder más citados y mejor valorados por los usuarios, especialmente en Twitter, el medio más utilizado en política.

Ante las elecciones del domingo la situación previa era muy similar. Unidos Podemos logró concentrar la atención en su campaña con impactos significativos. Entre las encuestas y las opiniones de las redes, parecía que el ascenso de Unidos Podemos a la posición de segunda fuerza era una posibilidad real.

El portal de comunicación Trece Bits analizó el tráfico de mensajes en la red de microblogging durante la jornada del domingo. Se intercambiaron tres millones de tuits, una cifra notablemente superior a los 1,8 millones del 20D. Las etiquetas más utilizadas fueron #26J, #Fiestadelademocracia, #UnidosPodemos26J, #AVotar, #HeVotado o #EleccionesGenerales2016. Unidos Podemos fue la candidatura más veces citada, con 52.161 menciones, seguida por el PP, con 39.349; PSOE, con 29.996 y Ciudadanos, con 23.392 citas. En cuanto a candidatos, el más nombrado fue, una vez más, Pablo Iglesias, al que se mencionó 46.000 veces, casi 10.000 más que el siguiente, Pedro Sánchez. De los cuatro aspirantes a la presidencia, Mariano Rajoy fue el menos nombrado, 23.900 veces. Pero las urnas dicen otras cosas. En ellas Rajoy fue el claro vencedor y Pablo Iglesias, el que más perdió.

A la euforia inicial del 26J, generada por las encuestas a pie de urna y por los primeros recuentos, siguió una enorme frustración al irse perfilando los resultados definitivos. La nueva izquierda dominante en las redes se cebó entonces, y durante todo el día de ayer, con los distintos culpables de la debacle: los españoles en general, que se equivocan al votar; las personas mayores de 64 años, que son el principal soporte electoral del PP (una valoración de Juan Carlos Monedero sobre este aspecto generó un rebumbio de mensajes a favor y en contra); las casas de encuestas, sobre cuyos errores de bulto pronto planeó la sospecha de si fallaron a propósito para desmotivar a los votantes de los nuevos partidos y asustar a los del bipartidismo; incluso llegó a ser tendencia masiva un intenso diálogo sobre un supuesto pucherazo del Partido Popular. El apasionado debate permitió que, por esta vez, Pedro Sánchez y Albert Rivera pasaran casi inadvertidos.

La etiqueta con más tráfico en Twitter fue ayer #ResacaElectoral, en la que se entró 2,9 millones de veces. En su contenido se ve que muchos seguidores de UP no llevan bien la resaca. Sus detractores populares tampoco se quedan cortos. Si hubiera un medidor de insultos, ganarían estos últimos, a pesar de no ser tan grandes dominadores de los nuevos medios de comunicación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Twitter perdió las elecciones