«Feitos» y locuras


Seguen os feitos, clama Abel Caballero, candidato del PSOE de Vigo, desde su cartel electoral. No habla, claro, de los desfeitos: 31.000 vigueses (un cuarto de la ciudad) no tienen trabajo, y eso que este aspirante prometió desempleo cero. Será, quizás, para otras elecciones... Qué más da. Nos hemos vuelto locos. Así reza el cartel de abajo. Dicho de otro modo: los espacios electorales los carga el diablo. Pretendes colar un mensaje y te sale el tiro por el barco de Coia, por ejemplo. De ahí, quizás, que Caballero haya decidido rodearse de aplaudidores. Cuando el aplauso no llega espontáneo se inventa, y punto. Hay mil maneras de inventar aplausos ¿A cuánto sale el aplauso a Caballero? Quién sabe. ¿Calará su mensaje o su no-mensaje?, ¿tendrá algún efecto el de la firma comercial del cartel de abajo? El problema, cuando se compra lo que vende un político, es que este no te entrega una factura. Reclamar es tarea inútil. No existe garantía de devolución. Cuando uno vota, vota para cuatro años. Por eso es conveniente no volverse locos. Mantener la cabeza fría, evitar mareos. Analizar los feitos, y los desfeitos. Los habidos y los que, caso de Abel Caballero, por ejemplo, están por llegar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos

«Feitos» y locuras