Cursos de verano, suspenso en igualdad

Las mujeres son minoría en las ponencias estivales de las universidades gallegas. Ingenierías, deportes y finanzas son las materias con menor representación femenina

Acto conmemorativo del día de las mujeres en el Palacio de Fonseca de la USC
Acto conmemorativo del día de las mujeres en el Palacio de Fonseca de la USC
r. r.
redacción / la voz

La desigualdad entre hombres y mujeres sigue latente en el ámbito universitario. La presencia femenina es cada vez mayor, pero acceder al profesorado o a los «puestos importantes» se antoja complicado. Y las ponencias veraniegas de las universidades gallegas lo refrendan: el 56 % son hombres, frente a un 44 % de mujeres. Incluso, si se observan los diferentes campus, el de A Coruña solamente cuenta con un pobre 31,8 % de mujeres en sus ponencias. Esto ejemplifica que todavía existe un techo de cristal por romper.

La tendencia se incrementa en ramas de conocimiento clásicamente calificadas «de hombres», como los deportes o las ingenierías, y se mantiene en otras como la filología, el medio ambiente o la economía. En este último ámbito existe una disparidad de veinte hombres frente a cinco mujeres en los cursos de verano. No obstante, Xosé Carlos Arias y José Raúl Canay, profesores de economía en las universidades de Vigo y Santiago, respectivamente, creen que no reflejan totalmente la realidad. Afirman que en sus departamentos hay bastante paridad y entienden que los ponentes que acuden pertenecen a empresas, donde si que hay desigualdad. «Me temo que en el mundo del fintech y el CEO los hombres son tremenda mayoría, por eso hay esta diferencia», explica Canay, profesor de economía financiera en la USC.  

Ausencia en la dirección

Elisa Pérez Vera se convirtió en 1982 en la primera rectora en España y ahora son cinco dentro de las cincuenta universidades públicas. Cada vez son más las mujeres que llegan a copar los órganos de gobierno de la universidad. No obstante, acceder a ellos se antoja complicado. Así lo denuncia Beatriz Piñeiro, presidenta de Mulleres en Igualdade de Pontevedra: «El problema está en que los puestos directivos siguen estando copados por hombres. En la agenda 2030 hablan de igualdad de género, pero falta mucho». Para ello, afirma que es necesaria la autocrítica, ya que hay mujeres que aún piensan que los hombres están más capacitados y hay que cambiar esa idea. Un problema que entiende que reside en las bases educativas, que inculcan que las mujeres son enfermeras y los hombres médicos: «Sorprende en encuestas que realizamos a niños de 15 años, muchos no creen que seamos iguales», explica Piñeiro. Mientras, el catedrático Xosé Carlos Arias deja claro que las más brillantes académicamente suelen ser las mujeres: «Dirixín cinco anos un curso da universidade Menéndez Pelayo para os 50 mellores expedientes de Galicia do bacharelato. Trinta e tantas alumnas todos os anos eran mulleres», afirma.

Muchos piensan que la falta de mujeres en la universidad reside en la conciliación de la vida laboral y familiar. Así lo cree Xosé Luís Regueira, profesor de Filoloxía Galega en la Universidade de Santiago de Compostela: «Moitas amigas tiveron que tomar a difícil decisión de non ter fillos por ter unha carreira universitaria. É unha cuestión de discriminación co coidado dos nenos».

Todos coinciden en que la solución reside en renovar el profesorado y así efectuar ese cambio. Mientras que este se produce, el docente José Raúl Canay entiende que es necesario cuidar las cifras: «No son porcentajes para lanzar cohetes. Lo deseable es que nunca bajen del 40 %». Y siempre seguir trabajando en igualdad, buscando perspectivas inclusivas con las mujeres: «En el curso de recuperación física, no solo hablar de fútbol, sino de otros deportes en los que si que hay más mujeres. Así tendremos un enfoque global», afirma Canay.

cursos sin presencia femenina

Urbanismo, recuperación física o ajedrez, sin mujeres

Cursos como Ofimática en proxectos de enxeñaría o Estratexias para a prevención e recuperación de lesións na actividade física e o deporte no cuentan con ninguna mujer en sus ponencias, mientras que el número de hombres entre los dos asciende a trece. En temas de urbanismo, la goleada asciende a ocho contra cero. La materia con más presencia femenina es la crianza: entre los dos cursos que tratan el tema, dieciocho mujeres frente a un hombre. Le siguen materias como la moda, educación, sanidad o cuestiones relacionadas con las perspectivas de género.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
3 votos
Comentarios

Cursos de verano, suspenso en igualdad