Los más brillantes de la ESO

Tres de los veinte mejores estudiantes de secundaria del curso pasado en Galicia son de centros públicos de la ciudad, uno del IES Valle Inclán y dos del Sánchez Cantón


pontevedra / la voz

Este curso estudian primero de bachillerato y con 16 años ya tienen bastante claro hacia dónde orientar su futuro profesional. Son de la última generación que hará el actual selectivo. Úrsula Andrea Martínez Álvarez, del IES Valle Inclán de Pontevedra, y María Bará Louro y Andrés Vidal González, ambos del IES Sánchez Cantón, fueron el curso pasado los mejores alumnos de educación secundaria obligatoria (ESO) de la ciudad y de los veinte más brillantes de Galicia. El martes recibieron en la Cidade da Cultura de Santiago el premio extraordinario de ESO al rendimiento académico en un acto «bastante aburrido».

Para acceder a este reconocimiento académico es requisito indispensable superar el 9 de media en los cuatro cursos de la ESO, además de realizar un examen con otras seis materias. La Voz mantuvo ayer un encuentro con estos jóvenes, al que no pudo asistir por enfermedad María Bará. Úrsula Martínez se convirtió en la alumna más destacada de Galicia, algo por lo que sigue recibiendo felicitaciones aún hoy. «Fue en noviembre y todavía me siguen dando la enhorabuena por el premio. La familia se vuelve loca con estas cosas y me felicitaron allegados que incluso yo no conocía», recuerda.

Esta joven quiere estudiar Ingeniería aeroespacial en Madrid. De no ser posible, tiene Física en la recámara. Andrés Vidal, que quedó en el puesto vigésimo en los premios ESO, piensa en Medicina, también en Madrid, y le gustaría especializarse en Psiquiatría. María Bará comenta por teléfono que todavía no lo tiene decidido. «Sempre me gustaron as ciencias e a investigación, pero coa situación actual a investigación está complicada e non o teño moi claro. Supoño que optarei por algunha enxeñaría en Vigo», relata esta joven que logró el puesto doce.

Saben que son buenos estudiantes, pero no se consideran ni chapones ni ratas de biblioteca. Usan las redes sociales y leen, tanto en papel como en Internet. Úrsula prefiere decir que tiene «facilidades» y, sobre todo, que le gusta aprender. «Tener vida social es importante y desconectar también ayuda a sacar buenas notas», afirma esta amante del ballet, afición a la que destina bastantes horas a la semana. «Para mí es una mezcla de actividad física y hobby».

Tanto ella como Andrés, que dedica su tiempo libre al teatro y a la música -estudia piano en el conservatorio-, se defienden en inglés y francés. Confían en que la crisis sea un recuerdo cuando acaben sus carreras. No obstante, se ven fuera de Galicia. «Por la carrera que quiero hacer no me puedo quedar en Pontevedra. Me veo teniendo una vida movida y viajando mucho», señala Úrsula, que este verano profundizará en su inglés con una estancia de tres semanas en Nueva York.

Andrés quiere «conocer mundo» antes de asentarse. «En el futuro me gustaría quedarme en Galicia o en España, pero si me tengo que ir, no pasa nada. Lo que sí me gustaría es ir a algún país como voluntario de alguna organización», apunta. Los tres destacan el valor de la enseñanza pública en una época controvertida por los recortes y la nueva reforma educativa.

«Os tres somos de centros públicos da cidade, como a meirande parte dos premiados. Sempre hai que defender o ensino público, claro», subraya María. Andrés cuestiona la Lomce o ley Wert, entre otras cosas, por las reválidas y el papel que da a la Religión. «Religión no debería puntuar para la media y el instituto no es lugar para dar esta asignatura», sentencia este joven que admite que le «costaría mucho» vivir sin móvil.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
4 votos

Los más brillantes de la ESO