Santander y BBVA se suman formalmente a las medidas de alivio hipotecario

Redacción LA VOZ, AGENCIAS

ECONOMÍA

Gustavo Valiente | EUROPAPRESS

Las principales entidades de ahorro se adherirán al nuevo código para facilitar el pago de los préstamos a las familias más vulnerables

30 nov 2022 . Actualizado a las 13:15 h.

El Banco Santander y el BBVA se suman formalmente a las nuevas medidas de alivio hipotecario aprobadas por el Gobierno la pasada semana con la idea de ayudar a más de un millón de familias vulnerables o en riesgo de estarlo por la subida del euríbor, según fuentes financieras consultadas por Efe.

En el caso del Santander, el consejo de administración de la entidad aprobó este martes adherirse al nuevo Código de Buenas Prácticas para deudores hipotecarios, justo una semana después de que el Consejo de Ministros aprobara las medidas, que incluyen desde reestructuraciones, hasta alargamiento del plazo o carencias.

Y, según las mismas fuentes, está previsto que este miércoles el consejo de administración del BBVA dé también su visto bueno a la incorporación al nuevo código, algo que previsiblemente hará el conjunto del sector.

De hecho, solo un día después de que el Consejo de Ministros aprobara las medidas de alivio, la presidenta de la patronal bancaria AEB, Alejandra Kindelán, anunciaba la «voluntad» de adherirse al acuerdo de las principales entidades de esta asociación, entre las que se encuentran el Santander, BBVA, Bankinter y Sabadell.

Según sus palabras, el acuerdo sobre las medidas hipotecarias era «muy importante» para el sector, que muestra «una vez más» el compromiso de la banca española «con las personas», en especial con las que tienen «más dificultades para asumir la subida de los tipos de interés en las cuotas hipotecarias».

No obstante, fue CaixaBank la primera entidad en sumarse oficialmente a las medidas ya que su consejo de administración se reunió desde el pasado jueves para aprobar su adhesión. 

Las claves del alivio hipotecario: ¿puedo beneficiarme de las nuevas medidas?

ANA BALSEIRO

Después de semanas negociando y de concluir en la medianoche del lunes sin un acuerdo formal, más allá de las medidas principales, el Consejo de Ministros ha aprobado este martes ampliar y mejorar el Código de Buenas Prácticas por el que las entidades financieras aliviarán la presión que las hipotecas variables suponen para más de un millón de hogares, que están sufriendo el incremento incesante de sus cuotas mensuales, a caballo del alza de los tipos de interés y de una inflación que no da tregua.

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, admitió en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, que «espera» que todo el sector financiero se adhiera al pacto, aunque hasta el momento sólo Caixabank ha confirmado que lo hará, como anunció Calviño, apelando a que «es momento de arrimar el hombro». El resto de entidades, cuyos principales ejecutivos participaron durante la mañana en unas jornadas de banca organizadas por Deloitte y ABC, valoraron con cautela las implicaciones de suscribirlo, una decisión que aún deberán someter a la consideración de sus órganos internos. El más crítico fue el consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez, que aseguró que no firmarán si se pone en peligro la salud y solidez del mercado en el futuro, ya que considera que las medidas pueden obligar a elevar las provisiones.

Seguir leyendo