«Este año doblaremos la plantilla, hasta cerca de los 2.000 trabajadores»

Sofía Vázquez
Sofía Vázquez REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

ALBERTO LÓPEZ

El presidente de Monbus, Raúl López, anuncia que ya tiene la concesión entre el Prat y Barcelona y está pendiente de otras dos

01 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Raúl López López (Sarria, 22 de agosto de 1950) es un gallego orgulloso de serlo, y ejerce. No es de sí o de no, se aproxima más al depende. El presidente del grupo Monbus tiene el arte de desenmarañar una discusión áspera.

-¿Cuánto factura su grupo?

-Son muchas empresas... las UTE [uniones temporales de empresas], en las que en unas tenemos mayoría, y en otras no; unas consolidan y otras no... Unos 140 millones de euros.

-¿Y plantilla?

-Pasa de mil trabajadores, y con las adjudicaciones que pondremos en marcha este año llegaremos a cerca de los 2.000.

-¿Nuevas adjudicaciones?

-El 15 de julio pondremos en marcha en Cataluña el Aerobus, una concesión estrella del Prat a la ciudad de Barcelona. Con el aeropuerto al 100 % mueve unos 20.000 viajeros al día. Es la primera vez que nos la otorgan. Antes eran unos concesionarios de la tierra, y ahora somos de la tierra gallega. En Cataluña tenemos dos concesiones más pendientes.

-¿Cómo un gallego se hace fuerte en Cataluña? ¿Habla catalán en la intimidad?

-Desde el año setenta viajamos a Cataluña, donde había mucho emigrante gallego. Me entró el gusanillo cuando vi que había vida, riqueza y su mentalidad europea. Lo del catalán en la intimidad... El empresario se tiene que adaptar a las políticas que hay en cada sitio. Cada uno piensa lo que piensa; y eso sí, piensa en la intimidad... Pero le contesto, el catalán lo entiendo perfectamente, y entiendo su mentalidad. Hace años un político del PSUC, me comentó: en Cataluña hemos entendido que al empresario había que dejarle ganar dinero, pero le exigimos que haga un buen servicio. Ese día dije: yo me apunto a esto. Porque tenemos un lema: los trabajadores tienen que cobrar todos los primeros de mes. Hasta ahora lo hemos conseguido, lo vamos a conseguir y no vamos a perder esa costumbre. Pagar es una obligación, y la empresa hay que ponerla a ganar dinero.

-¿Por qué le interesa estar en UTE si tiene pulmón para usted solo?

-Creo en las sinergias y en el ahorro de costes innecesarios.

-Le toca lidiar con Administraciones de todos los colores. ¿Usted es diplomático?

-[No contesta] Tienes que creer en tu trabajo. Vivo el día a día de la empresa. Si no lo vives, cualquier desliz te lleva por delante. Aunque no trabajes por dinero, como lo haces porque te gusta, te ves obligado a ganar dinero. No hemos repartido dividendos. Cuando dicen que Monbus es un mono... [monopolio], lo niego. Monbús es una empresa de mucho trabajo, de mucho trabajo y de mucho trabajo. Y que da mucho trabajo.

-Su padre le dijo un día: mejor compras Renfe.

-Mi padre era un hombre muy diplomático. Murió muy joven, a los 65 años. Si debía algo, lo quería pagar. Llegó la primera operación de compra de la compañía Monforte, que se la adquirimos a los Botas, de Ferrol. A los socios mi padre no los conocía. Cuando le tuve que informar, en vez de decirle hemos comprado le dije: se vende Monforte y podíamos tener la oportunidad... Y como él era como era me dijo: «Yo creo que lo primero que tienes que hacer es comprar Renfe».