Hora de una gran cancelación de deudas

Daron Acemoglu PROJECT SYNDICATE

ECONOMÍA

María Pedreda

Los mercados internacionales han facilitado actos delictivos y de corrupción

28 jun 2020 . Actualizado a las 09:45 h.

Los costes que suponen el pago de los más de 7,5 billones de dólares que las economías emergentes deben a sus acreedores externos se están volviendo cada vez más onerosos. Y esta circunstancia coincide justo cuando estos territorios necesitan el mayor margen fiscal posible para poder hacer frente a la crisis del covid-19. A pesar de que hay sólidas razones para cancelar buena parte de esta deuda, son muchos los que se oponen a hacerlo, con el argumento de que se limitaría el acceso futuro de esos países a los mercados internacionales, reduciendo así la inversión y el crecimiento.

Pero en realidad, el sustento empírico de esta opinión es bastante débil. En vez de dar impulso sostenido a la inversión y al crecimiento, el efecto más probable de los flujos financieros internacionales en las economías en desarrollo es una mayor volatilidad. Aun así, hace ya un tiempo que en los ámbitos académicos se da por sentado que las finanzas internacionales ayudan a las economías emergentes a crear instituciones más eficaces, por ejemplo, mediante el desarrollo del sistema bancario y bursátil. Aquellos que se oponen a la condonación de deudas también sostienen que los países emergentes necesitan la «disciplina» que exigen los mercados internacionales de bonos, ya que la amenaza de fuga de capitales restringe el mal gobierno de autócratas y populistas.

Por eso durante la crisis de deuda europea se exhortó a los griegos a seguir pagando a los bancos extranjeros, para proteger su perfil crediticio. E incluso después del rechazo del electorado griego a las condiciones impuestas por la troika (la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional), el gobierno de Alexis Tsipras terminó llegando a un acuerdo. Ante esto, la conclusión en muchos ámbitos fue que la disciplina de mercado había funcionado.