Manuel Jove: carpintero, señor inmobiliario, abuelo, marido y padre

ECONOMÍA

Fue un empresario que nunca echó el freno a su paso firme, y tampoco dejó que se parasen los que estaban a su alrededor. Ha fallecido esta madrugada a los 78 años de edad

07 may 2020 . Actualizado a las 15:26 h.

Su vida estuvo llena, y la vivió como quiso, acompañado eso sí por un trébol de cuatro hojas. La suerte, que invadía toda su fortaleza, casi siempre estuvo de su lado.

Manuel Jove Capellán fue un empresario que nunca echó el freno a su paso firme, y tampoco dejó que se parasen los que estaban a su alrededor. Lo de tirar la toalla no iba con él por muy negro que amaneciese el día, y no conoció el significado de lo que es un mes de vacaciones, y mucho menos de lo que se puede hacer en un año sabático. Ni le importaba.

Nació en A Coruña cinco años después de que estallase la guerra civil. Era de naturaleza fuerte, lo que le permitió salir airoso de importantes problemas de salud. Dicen algunas crónicas que abrió los ojos en la carpintería de su padre, y allí creció; quizá, por eso, darle forma a un pedazo de madera siempre fue su gran pasión. En el negocio familiar comenzó como aprendiz y muy joven hizo sus primeros escarceos como emprendedor vendiendo las puertas que se fabricaban en el taller. A los 19 años decidió coger las maletas y emigrar a Alemania. Atrás dejó a sus padres y a sus hermanos, Ángel y Angelines. Quería crecer, pero nunca lo tuvo fácil. No le quedó más remedio que aprender a trabajar duro por poco dinero, algo que no entraba en sus planes.