Algo más que una foto

Pablo Junceda
Pablo Junceda DIRECTOR GENERAL DE SABADELL GALLEGO

ECONOMÍA

27 feb 2020 . Actualizado a las 13:10 h.

El compromiso de Sabadell Gallego con el medio rural es una historia de esfuerzo en común. Un esfuerzo sostenido en el tiempo, a prueba de malos momentos, con la vista puesta en el futuro y, por encima de todo, creyendo en lo que hacemos y en las personas con las que trabajamos. Somos conscientes de lo que significa este sector en Galicia, por volumen de actividad, empleo y el valor añadido como imagen de calidad que le otorga a nuestra comunidad. Nuestra forma de actuar en el sector rural tiene muy en cuenta, además, que se trata de una actividad especialmente dura, expuesta a muchos condicionantes que no se pueden controlar y que requiere un enorme sacrificio. Somos muy conscientes de que no es la foto de un día, sino la imagen de toda una vida, y, en muchos casos, de la vida de varias generaciones.

Precisamente, el relevo generacional es uno de los asuntos que más preocupan en este sector. Que los jóvenes tomen el relevo de sus mayores, que vean en el mundo rural un medio de ganarse la vida es uno de los grandes retos a los que nos enfrentamos cuando analizamos la situación y proponemos planes que implementen las medidas necesarias.

Pero conviene hacer balance para entenderlo. Las explotaciones que están en manos de productores que no llegan a la treintena apenas representan el 10 % del total. La escasez de mano de obra joven en el campo gallego y, sobre todo, de emprendedores que quieran continuar con la granja de sus padres cuando estos se jubilen o montar la suya propia se palía en cierta medida cada año con los jóvenes que se acogen a las ayudas a la incorporación de la Consellería do Medio Rural. En estos últimos cuatro años, se incorporaron 1.822 al sector agrario ganadero, según reflejan los datos de la propia consellería, lo que muestra un paulatino descenso: de los 618 jóvenes del 2016 pasamos a 356 el año pasado. La incorporación de población joven y capacitada a las explotaciones es una de las mejores vías para estimular la introducción de la I+D+i y la mejora de los sistemas productivos y, por lo tanto, para garantizar la continuidad de la actividad agraria ganadera en Galicia.