El gas natural ya genera energía más barata que las renovables

El incremento de la demanda por el frío amenaza con encarecer el recibo eléctrico


redacción / la voz

El gas natural ha dejado de ser el malo de la película para convertirse en el bueno. Está tan barato (cuesta un 60 % menos que hace un año) que las centrales de ciclo combinado hasta pueden permitirse el lujo de competir en precio con las renovables a la hora de ofertar su electricidad en el mercado mayorista y de convertirse en las que marcan el paso a las demás tecnologías. De hecho, son las instalaciones que más energía generaron durante los últimos cinco meses, según datos de Red Eléctrica de España (REE). Hasta este año, apenas tenían actividad y cuando la tenían encarecían el precio de la electricidad por lo elevado de las cotizaciones del combustible.

Según datos de la consultora energética grupo Ase, los ciclos combinados ofrecían hace un año la electricidad que producían a 66,8 euros el megavatio hora. En la actualidad, lo hacen por debajo de los 45, «una cifra hasta ahora reservada a las renovables». En octubre pasado, concretamente, las centrales de gas natural marcaron el precio más bajo de todas las tecnologías, 43,25 euros; frente a los 43,78 de las renovables, según las cifras que maneja Ase.

La consecuencia de este cambio de papeles es que el gas, por primera vez, está contribuyendo a abaratar la factura eléctrica, cuando lo habitual era que lo hiciesen solamente las tecnologías limpias. De hecho, el pasado fue el septiembre con el precio de la electricidad más bajo de los últimos diez años (38 euros el megavatio hora). Y casi todo gracias al gas. Este combustible está de saldo desde hace meses porque hay un exceso de oferta. Y es que hay menos demanda de la esperada. Pero, ahora, con la llegada de un invierno anticipado, este momento dulce puede cambiar y su precio, empezar a subir. Así lo advierte Juan Antonio Martínez, analista del grupo Ase, dedicado al asesoramiento energético de empresas, quien explica que el mercado de futuros anticipa un incremento de precios a corto plazo hasta los 15 euros por megavatio hora ante la previsión de que aumente al demanda por la llegada del frío. Son 5 más que en octubre. Aún así, la cotización del combustible seguiría a años luz de la registrada hace doce meses: 26 euros.

Si esas previsiones al alza se cumplen, las facturas domésticas e industriales del gas y de la electricidad se encarecerán, augura Juan Antonio Martínez. Aunque podrían actuar como amortiguadores de ese incremento las renovables, que no pierden su papel como calmantes de los precios.

Esta reciente hegemonía de los ciclos ha tenido otra consecuencia: la práctica desaparición de las centrales de carbón. Su producción ha caído en los primeros nueve meses del año un 63,4 %, mientras que la de su principal competidor se ha disparado en ese mismo período un 118 %. De este modo, el sistema eléctrico ha pisado el acelerador hacia la transición energética, pues aunque las centrales de gas también emiten CO2 -la bestia negra en la lucha contra el cambio climático-, lo hacen en menor proporción que las de carbón.

Esta situación acelerará el cierre de las térmicas más contaminantes. Endesa tenía previsto continuar con la producción en las centrales de As Pontes y Litoral (Almería), pero el incremento de los costes de generación -por el encarecimiento de los derechos de emisión que deben comprar para funcionar- ha hecho inviable la actividad. La otra térmica gallega de carbón, la de Meirama, de Naturgy, dejará de operar el año próximo. La empresa decidió no invertir en la modernización de las instalaciones para reducir emisiones y ante la perspectiva de que el negocio dejaría de ser rentable.

Así funciona el mercado mayorista: subasta a ciegas de tecnologías que compiten por precio

La electricidad que hace funcionar el país se compra y se vende en un mercado mayorista, que sirve como referencia para determinar en torno a un tercio de la factura de la luz doméstica. Pues la energía que se va a consumir mañana, por ejemplo, se adquiere la víspera, o sea, hoy. Red Eléctrica de España elabora unas previsiones sobre cuál puede ser el consumo y la energía necesaria para cubrirlo. Es entonces cuando las centrales preparan sus ofertas para vender su producto. Las más baratas triunfarán en una subasta a ciegas, en la que, en teoría, ninguna conoce la oferta de las otras. Los lotes se van comprando en función del precio hasta completar la cantidad necesaria. La última tecnología en entrar en la subasta es la que fija el precio medio de mercado y, por tanto, el que cobrarán todas las demás. Incluidas las que presentaron las ofertas más bajas. Por esto es tentador lanzar una propuesta lo más baja posible para cobrar después lo máximo. Las tecnologías que suelen entrar en primer lugar son la nuclear —que en ocasiones oferta casi a cero para sacar adelante la producción porque son centrales que no suelen parar por lo lento y costoso del rearranque— y las renovables, más difíciles de gestionar y que por eso todo lo que producen tiene que entrar en el sistema. Aunque las hidráulicas, cuando los embalses no están a rebosar, y, por tanto, no se ven obligadas a soltar agua, gestionan el recurso de forma que producen cuando económicamente les interesa más. Las últimas son los ciclos combinados y las centrales de carbón. Pero estas están casi excluidas del mercado porque las ofertas que presentan son las más caras y, además, no son necesarias.

La energía que viene será verde, bonita y barata

F. Fernández

El operador del mercado eléctrico constata que la revolución renovable y el autoconsumo abaratarán los precios

Las energías renovables ya sacian, de media anual, el 40 % de la demanda de energía eléctrica de los consumidores. Pero en el 2030 alcanzarán el 74 %. Es al menos la meta marcada en el plan nacional de energía y clima, elaborado por el Ministerio para la Transición Ecológica, en línea con los objetivos de la Unión Europea.

El panorama dentro de diez años será casi totalmente verde, y se completará con el cierre total de las centrales de carbón y la continuidad de las de ciclo combinado (con gas natural) como respaldo del sistema eléctrico. Al mismo tiempo, la generación será distribuida, es decir, hogares, industrias y comunidades de vecinos dispondrán de sus propias instalaciones de producción para autoconsumo. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El gas natural ya genera energía más barata que las renovables