¿Un nuevo agujero para la banca?

Carlos Tomé SOCIO ABOGADO DE CARUNCHO, TOMÉ Y JUDEL

ECONOMÍA

10 sep 2019 . Actualizado a las 18:58 h.

Por fin hemos podido conocer las esperadas conclusiones del abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre el IRPH de las hipotecas, que abre la penúltima puerta a las reclamaciones en defensa de los intereses de los afectados y hace temblar los cimientos de la banca española. Otra vez.Enmendando de nuevo la doctrina de nuestro Tribunal Supremo, el abogado general del TJUE ha concluido que el índice de referencia de préstamos hipotecarios (IRPH) no tiene que considerarse un indicador transparente simplemente por tratarse de un índice oficial y, por tanto, los jueces nacionales podrían valorar su eventual abusividad. Es decir, insiste en que esta cláusula ha de sujetarse al control de transparencia de los juzgados, al igual que ha ocurrido en los pasados años con las cláusulas suelo.

Si bien sus conclusiones no son vinculantes, históricamente han influido en el sentido de las decisiones del TJUE. Su confirmación supondría una esperanza para los afectados por el IRPH y un importante varapalo para la banca española debido al sustancial impacto que supondría el coste del IRPH en los balances de las entidades.

Las consecuencias de una sentencia favorable a los consumidores podrían tener una repercusión económica para las entidades financieras de unos 25.000 millones de euros en los cálculos más optimistas, 44.000 en los peores. Pero, además del coste económico que conllevaría, sería otro golpe para los bancos españoles que sufren desde hace años las decisiones judiciales sobre sus consideradas prácticas abusivas.