¿Quién da más por el molinillo?

EDP contrata a Surus para subastar por Internet los 141 aerogeneradores que retirará de los parques de Zas y Corme por un precio de salida de 1.000 euros cada uno


La Voz

La compañía eléctrica portuguesa EDP renovará este año los parques eólicos de Zas y Corme. Para ello retirará los 141 aerogeneradores que llevan casi veinte años girando en la Costa da Morte y colocará en su lugar 17. Serán estos mucho más modernos y potentes. Tanto que generarán la misma cantidad de energía que los viejos. Se trata de la mayor repotenciación llevada a cabo hasta el momento en Galicia, y también en España, aunque no la primera, ya que antes se hizo en Malpica, y en cabo Vilán (Camariñas), hace dos años.

Pero los molinos antiguos no acabarán en la basura. Al revés. Seguirán girando, pero con el viento que sopla en otros países. EDP ha contratado a la empresa Surus Inversa para desmontar los aparatos y también para venderlos. Para ello, la compañía especializada ha convocado una subasta por Internet para comercializar 141 aerogeneradores, nueve torres de medición y 43 centros de transformación procedentes de Zas y de Corme.

Los lotes se los llevará, claro, el mejor postor, pero el precio de salida de cada molino es de 1.000 euros, detalla Patricia Vela, responsable de márketing de Surus. También explica que las máquinas son antiguas, «pero siguen funcionando», así que no faltarán candidatos a adquirirlas. Principalmente, del mercado sudamericano, que está viviendo una explosión eólica, añade Vela.

 De Malpica a Panamá y a Italia

A Panamá y a Italia se fueron las aerogeneradores del parque de Malpica, de cuyo desmantelamiento y venta de material también se encargó Surus en el 2016. Entonces comercializó 69 unidades y 15 centros de transformación por un valor que triplicó el mínimo de adjudicación. El parque de Malpica con sus siete nuevas máquinas fue inaugurado hace justo un año.

La responsable de márketing de la compañía aclara que la mayor parte de los molinos, aquellos que están en buen estado de funcionamiento, se sacan a la venta enteritos, pero en el caso de otras máquinas más deterioradas se colocarán por piezas.

Surus avanza que la gestión del proyecto está basada en los principios de la economía circular, que extienden el ciclo de vida de los activos gracias a la reducción, la reutilización y el reciclaje. Para ello, se prioriza el reaprovechamiento de las máquinas y componentes enteros. En segundo lugar, se reutilizan los componentes como repuestos para máquinas similares. Finalmente, se procede al reciclaje de aquellas piezas que, debido a su naturaleza material y su valoración económica, hacen posible su transformación para otros usos. Este es el caso de la fibra de vidrio procedente de las palas de los aerogeneradores que se incorpora al clinker, el ingrediente principal para la fabricación de cemento.

La subasta de todo el material está ya en marcha a través de su portal on-line de pujas industriales (Escrapalia.com), y Surus hasta ha fijado dos días de visitas guiadas para que los interesados puedan verlo en directo y aún en operación en los dos parques de la Costa da Morte. Las fechas elegidas son los días 13 y 19 de este mes.

Una vez vendidos los aerogeneradores, comenzarán las obras de desmontaje y desmantelamiento, algo que será inminente, según Vela. La instalación de los aparatos nuevos será cosa ya de EDP. 

Repotenciaciones en marcha

La repotenciación de parques eólicos no ha hecho más que empezar, especialmente en Galicia, donde se instalaron los primeros de toda España, como el de cabo Vilán, de Naturgy. A medida que vayan cumpliendo los veinte años de vida útil, las compañías irán cambiando las máquinas por unas nuevas.

Además, en la comunidad se están construyendo en la actualidad 14 instalaciones nuevas, que deberán entrar en operación a finales de este año. Todas ellas son fruto de las subastas de renovables impulsadas por el Gobierno central para propulsar la instalación de tecnologías limpias.

Galicia se despereza del letargo eólico con la construcción de 14 parques

f. fernández

Cinco compañías invierten 400 millones en los proyectos, que finalizarán este año

En el 2012 se frenó en seco el desarrollo eólico por obra y gracia de la reforma energética acometida por el exministro de Industria, José Manuel Soria, quien recortó las primas que percibían las tecnologías renovables para contener los gastos del sistema eléctrico. Sin incentivos, el sector se paró, aunque en Galicia el último parque se estrenó en el 2015. Desde entonces, se han producido algunos cambios de aerogeneradores por otros más potentes, pero las instalaciones de nueva construcción han brillado por su ausencia.

Hasta ahora. La comunidad se despereza del letargo y están en construcción 14 parques, que deberán entrar en operación el 31 de diciembre. Todo un atracón eólico.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

¿Quién da más por el molinillo?