Una recaudación récord este 2018, pero insuficiente para cumplir las promesas

En las cuentas para el 2019 que presentará en enero, el Gobierno incluirá nuevos tributos, y cambios en IRPF y sociedades


redacción / la voz

Salvo sorpresa mayúscula, este 2018 acabará siendo el ejercicio con mayor recaudación fiscal en España. Si se mantiene el ritmo de crecimiento, el año finalizará con entre 208.000 y 210.000 millones de euros ingresados por Hacienda, un 8 % más que el año anterior, por el tirón del IVA y de sociedades, que crecen por encima del 10 %. Y, salvo sorpresa mayúscula, el 2019 será un curso de subida en los impuestos. Porque, pese a unas cifras de ingresos récord en España, los compromisos adquiridos por el Gobierno de Pedro Sánchez con sus socios de Podemos, y las dudas que su avance de las cuentas despiertan en Bruselas, obligarán al Estado a ejecutar una considerable subida de impuestos para poder cumplir con la ortodoxia de la UE y con las exigencias de sus aliados.

Las cuentas del Estado para el 2019 se presentarán previsiblemente en la segunda mitad de enero, según la última estimación de la Moncloa, y llegarán ya con dos hipotecas. La más importante, la subida de las pensiones comprometida por el Ejecutivo, y que se aprobará antes de acabar este diciembre. Se estudia si subirlas conforme al IPC de noviembre (1,7 %) o al adelantado de diciembre, que puede ser algo más alto. A esto hay que sumar mejoras en las prestaciones mínimas, y la paga compensatoria por el desvío del IPC de este año. En total, entre 3.000 y 3.500 millones de euros. Hay que añadir el incremento de salario mínimo y de retribuciones a los funcionarios, el fin de algunos copagos... Eso puede elevar los compromisos por encima de los 7.000 millones.cuenta

A la vez, hay que contar con una menor recaudación por la bajada del IVA en la cultura -ya en vigor, y cuyos efectos se están notando-, y el tributo de productos de higiene femenina. Y durante unos meses, el fin del impuesto generación eléctrica.

¿Qué hacer? Pues el Gobierno quiere incrementar los ingresos por IRPF y por sociedades. En lo que va de año, el primero crece a un ritmo cercano al 8 %, y el segundo, por encima del 13 %. El proyecto inicial pasa por subir a las rentas superiores a 140.000 euros, y a partir de 300.000, elevando progresivamente el marginal en cuatro puntos, hasta un tipo máximo del 52 %. En sociedades, el objetivo es fijar un mínimo del 15 % para las grandes empresas. 

Empresas tecnológicas

Junto a esto, Hacienda quiere crear algunas nuevas figuras fiscales, como el tributo a las grandes tecnológicas, y subir el impuesto en el diésel, que supondrá entre 4 y 5 céntimos más por litro, a la vez que se unifica en el tramo más alto el llamado céntimo sanitario (no tendrá impacto en Galicia, ya en el máximo).

Esto llegará en un momento en que organismos nacionales e internacionales alertan de una desaceleración mundial de la economía, lo que puede terminar afectando a los ingresos por IRPF y por IVA, por una caída en la creación de empleo y en el consumo. Y desbaratar todos los planes.

Rebaja fiscal para compra de vivienda usada en Galicia a partir de enero

Superado el ecuador de la legislatura, el Gobierno de Feijoo vuelve a tirar de bonificaciones fiscales como principal gancho para el 2019. Las cuentas para el siguiente ejercicio mantienen la desgravación estrella de la Xunta, la que hacen que no se tribute por herencias por debajo de los 400.000 euros por receptor. Pero a partir de enero incluirá también entre los beneficiarios a hermanos, no solo a hijos o cónyuges. Se elevará de 8.000 a 16.000 euros el mínimo exento en las herencias entre hermanos, por lo que, según los cálculos que maneja Facenda, el 60 % de los legados de este tipo en Galicia quedarán libres de tributación. Calcula la Administración que esta bajada fiscal beneficiará a unos 4.000 gallegos cada año.

En total, en sucesiones y donaciones, el Gobierno gallego cuenta con ingresar el próximo ejercicio unos 140 millones de euros, frente a los 125 de este ejercicio, al subir los importes medios.

La segunda novedad está en la compra de vivienda. La Xunta aplicará una rebaja del impuesto sobre transmisiones patrimoniales, que es el que se abona cuando se adquiere una vivienda usada (cuando es nueva se abona el IVA). El tipo para la compra como residencia habitual se recorta un punto, del 8 al 7 %, «lo que situará Galicia en el grupo de comunidades autónomas con menor tributación en este campo», según fuentes de Facenda. Y en el caso de que la compra la realice una familia numerosa, una persona menor de 36 años o una persona con discapacidad, el tipo impositivo pasará del 4 al 3 %. Es el tipo más bajo de España.

La previsión de la Xunta es que esta medida beneficie cada año a unas 10.000 personas. Pese a ese cambio, el Gobierno gallego cree que puede llegar a ingresar 205 millones, registrando una mejora por el incremento general del mercado inmobiliario

Grandes fortunas

El tercer cambio de importancia está en el impuesto de patrimonio, el que grava a las fortunas con -a grandes rasgos- más de un millón de euros. Se rebaja el tipo para ponerlo al nivel de España, tras la subida del 2013. Conviene recordar que este tributo, por ejemplo, está exento de pago en la Comunidad de Madrid, lo que le ha servido para convertirse en un imán para grandes fortunas.

A lo anterior se suma alguna nueva bonificación para aquellos contribuyentes que inviertan en pymes innovadoras o en iniciativas de base tecnológica.

Más información

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Una recaudación récord este 2018, pero insuficiente para cumplir las promesas