El currículo muere

Será sustituido por una nueva carta de presentación 360 grados, mucho más amplia y rigurosa


Las relaciones laborales están cambiando a marchas forzadas. Tanto es así que ya hay quien afirma que el currículo (CV) tiene los días contados por no ser una buena herramienta de selección. Dicen que resulta incompleto, sesgado y se presta a manipulaciones. El CV «no puede certificar por sí solo la validez de un candidato, ya que obvia aspectos como las competencias, las destrezas, el aprendizaje informal, los intereses o pasiones, que son todos ellos elementos esenciales en la actual concepción del trabajo», dice Alejandro González, CEO de la plataforma de talento Taalentfy, que ha recibido recientemente el premio al mejor proyecto de labor social del mundo hispano en el New York Summit. A juicio del experto, el currículo será sustituido por una nueva carta de presentación 360 grados, mucho más amplia y rigurosa.

Las mentiras

De acuerdo con el análisis del experto, ese documento, que se entrega como primer paso para conseguir un contrato, se presta a exageraciones o mentiras, tanto en lo referente a los idiomas como a los trabajos que se han realizado. Por eso, «en la era de la comunicación y de la tecnología, en la que cada vez es más fácil cruzar datos y desarrollar nuevas herramientas fiables, el currículo tradicional será sustituido por un montón de certificaciones de terceros, que acrediten el nivel de inglés del candidato, la habilidad para trabajar en equipo o la veracidad de los trabajos desarrollados».

¿Dónde está la parte humana?

El currículo esconde la parte humana, que es lo que le diferencia al candidato frente al resto, lo que lo hace único frente a otros con el mismo máster o grado. El papel, sin embargo, sigue mostrando los «qués, entendidos como conocimientos y experiencias y no los cómos, que son las habilidades, por lo que al final existe un desencuentro entre la información que aportan los candidatos y las que necesitan las empresas para sus selecciones», advierte el especialista.

El talento, a la basura

En este entorno, las compañías hacen una selección a través de los currículos y descartan un elevado porcentaje. En esa primera criba ya están desperdiciando talento, explica González. «Un CV poco vistoso, o la ausencia o presencia de algún título no determinante para el puesto pueden provocar distorsiones indeseables».

Desde la plataforma, que ayuda en la búsqueda de empleo valorando el know-how del candidato, se insiste en que más allá de los certificados curriculares existe un mundo de habilidades, actitudes, aficiones o competencias que determinan cuál es el perfil que mejor se adapta al puesto.

Así que atentos, porque, según los expertos de Taalentfy, el currículo será sustituido por una especie de DNI del talento que resuma todos los aspectos anteriores y que los cuantifique adecuadamente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
28 votos
Comentarios

El currículo muere