Feminismo, pensiones y salarios dignos, en el 1 de mayo

Los sindicatos advierten que intensificarán las protestas si la patronal no permite que suban los sueldos

Los gallegos salen a la calle para reclamar mejores salarios y pensiones De norte a sur y de este a oeste, las calles de las principales localidades gallegas se llenaron de trabajadores que reivindicaron igualdad, mejor empleo, mayores salarios y pensiones dignas

Redacción

Se habló, mucho, de feminismo. De la lección de movilización y dignidad impartida por las mujeres el pasado 8 de marzo y que continuó tras la lectura de la «infame sentencia» contra La Manada, como la calificó el secretario general de UGT, Pepe Álvarez. Ataviados con pañuelos morados, tanto el líder ugetista como su homólogo de Comisiones Obreras, Unai Sordo, fueron rotundos: «Ni un acoso más ni en la empresa ni en la calle, ni un asesinato más».

También de pensiones, para advertir a los jubilados de que, aunque la debilidad parlamentaria del Gobierno les haya permitido ganar la primera batalla, no se confíen, «porque la reforma de las pensiones ahora está en el congelador, pero el día de mañana puede estar en el microondas y pasar a empobrecer a los pensionistas del futuro».

Con esos dos ejemplos de movilización social en la retina, los dos grandes sindicatos del país, que reunieron a miles de personas en el centro de Madrid durante el acto central del Primero de Mayo (12.000 según la Delegación del Gobierno, 50.000 según los convocantes), amenazaron con intensificar las protestas en la calle si no se desbloquea la subida generalizada de los salarios, que depende de un acuerdo con la CEOE. «No puede ser que la patronal, instalada en el ventajismo de la reforma laboral del PP, bloquee la negociación colectiva», advirtieron los líderes sindicales, que recordaron a los trabajadores que la rabia y la indignación no son suficientes para conseguir un reparto más justo de la riqueza. Hace falta, aseguran, salir a la calle.

En Galicia, la manifestación más concurrida fue la convocada por CC. OO. y UGT en Vigo, en la que, según sus cifras, participaron más de 20.000 personas. Además de los secretarios generales de ambos sindicatos en Galicia, José Antonio Gómez (UGT) y Ramón Sarmiento (CC. OO.), asistieron el secretario general del PSdeG, Gonzalo Caballero, y el portavoz de En Marea, Luís Villares. Hubo llamamientos a la igualdad, «porque a día de hoxe en Galicia as mulleres terían que traballar 71 días máis que un home para gañar o mesmo», dijo Gómez, que también se refirió al desempleo y a los jubilados, protagonistas de numerosas pancartas, junto con los funcionarios de la Justicia en huelga. «Señores empresarios, hai que repartir a riqueza neste país», clamaron para reivindicar subidas salariales.

«Es tiempo de banderas rojas y republicanas», dijo Ramón Sarmiento en su turno de palabra. «Este é o latexar da clase traballadora polas nosas rúas», clamó. Al igual que Gómez, pidió un reparto justo de los beneficios de las empresas y de la recaudación fiscal. «Só as forzas de esquerda teñen respostas ás desigualdades», dijo Sarmiento.

En A Coruña, la sensación compartida por muchos era la de estar asistiendo al resurgir de la movilización social tras el repliegue que provocó la crisis. En la ciudad se celebraron tres marchas que según la policía no consiguieron reunir a más 4.000 personas pero que, según los sindicatos convocantes, superaron con creces las 10.000. Además de las reivindicaciones clásicas (empleo estable, mejores salarios, pensiones o igualdad), se protestó por el retroceso de los derechos ciudadanos y de la libertad de expresión. «O empobrecemento da democracia», en palabras de Xosé Carrillo, secretario comarcal de UGT.

Mucho más modestas fueron las cifras de participación en el resto de las ciudades gallegas, como Santiago (menos de mil personas entre las dos marchas) o Lugo, donde a las reivindicaciones generales se unieron las de colectivos como los de trabajadores de ambulancias o del Banco Pastor.  

La CIG anuncia huelga general en Galicia el 19 de junio e invita a CC. OO. y UGT a sumarse

Se esperaba que la central nacionalista CIG anunciara la convocatoria de una huelga general en Galicia durante la celebración del Primero de Mayo y así lo hizo. Será el 19 de junio, según anunció el sindicato al término de una manifestación multitudinaria en Vigo.

La central presentará en los próximos días el preaviso del paro, que tiene como fin «avanzar un paso máis para darlle a volta á situación de precariedade e pobreza que viven os traballadores», proclamó el secretario xeral de CIG, Paulo Carril.

Para el líder sindical, la jornada reivindicativa vivida ayer tiene más razones que nunca. «A recuperación é unha grande mentira, porque aumentan a desigualdade e a pobreza laboral», denunció Carril, asegurando que más del 50 % de los parados gallegos no perciben ninguna ayuda. «Corremos o risco de que se consolide esta situación de deterioro», dijo, ante miles de simpatizantes congregados en Porta do Sol -donde finalizaba el recorrido de la manifestación- que portaban pancartas en demanda de pensiones dignas y en apoyo a los trabajadores de Xustiza que siguen en huelga.

«Mentres non consigamos que se derroguen as reformas das pensións do 2011 e do 2013 seguirá o roubo ás nosas pensións», afirmó Carril, que justificó la llamada a la huelga general, a la que invitó a sumarse a UGT y CC. OO.: «Non podemos permitir que continúen estas políticas mentres os ladróns de guante branco e os violadores gañan nos tribunais».

Información elaborada por D. Cela, M. Carneiro, M. Sío, M. Beramendi y G. Lemos

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Feminismo, pensiones y salarios dignos, en el 1 de mayo