Las mutuas, el otro gran escollo para pactar la subida salarial

La propuesta de la patronal de que puedan dar altas y bajas a través de sus médicos, por contingencias comunes, es lo que más rechazo suscita


/ colpisa

La negociación colectiva parece que se ha reactivado con la última propuesta de incremento salarial por parte de la patronal después de que se encontrara atascada desde diciembre, cuando tuvo lugar la última reunión entre los representantes de los trabajadores y de los empresarios. Desde entonces, solo se han comunicado por cartas y a través de los medios de comunicación.

Por eso la primera reivindicación de los sindicatos es sentarse a dialogar. No hay fecha todavía, pero UGT y CC. OO. confían en que esta misma semana la CEOE y Cepyme los convoque para negociar los flecos que faltaban por fijar en el III Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva.

Falta por atar algo tan importante como la recomendación que se hace para subir el sueldo a los trabajadores este 2017. Los empresarios han accedido a poner un mínimo y su nueva propuesta es un incremento de entre el 1 % y el 2 %, más otro medio punto adicional que estaría condicionado principalmente a la productividad. Además, han mejorado medio punto su primera propuesta. Esto ya se acerca un poco más a lo que exigen los sindicatos: una subida de entre el 1,8 % y el 3 %, una vez que rebajaran también el máximo inicial del 4 %.

Pero no solo es la parte de las remuneraciones lo que quieren abordar, sino que la idea de unos y de otros es incluir también otros temas. El que más rechazo suscita por parte de los sindicatos es la propuesta de la patronal de que las mutuas, a través de sus médicos, puedan dar altas y bajas por contingencias comunes. «En ningún caso vamos a aceptar esto. Rotundamente no», manifiestan los sindicatos, que denuncian que si así se hiciera estos organismos asumirían competencias que no les pertenecen, por lo que vendría a ponerse en cuestión la profesionalidad del personal sanitario público.

Sin embargo, sí muestran su «voluntad» de hablar de convenios que permitieran a las mutuas prestar sus servicios a los sistemas públicos de salud, sobre todo en los procesos de trauma comunes. Les parece bien que los servicios de rehabilitación de las mutuas, a veces con tecnología muy avanzada e infrautilizada, se pusieran al servicio de la sanidad pública, insisten. «Pero solo desde un punto de vista colaborativo, para permitir aligerar sus saturadas listas de espera», matizan. Esta parece ser ahora su principal preocupación, más incluso que el tema salarial.

El convenio laboral

Los sindicatos dejan caer que en las otras tres propuestas hechas por la patronal podría ser fácil llegar a un acuerdo, por ejemplo en la ultraactividad de los convenios. Se trata de encontrar la vía para que no decaiga el acuerdo laboral, puesto que la reforma del 2012 limitó a un año la vigencia del mismo una vez caducado, salvo pacto contrario. Si la negociación de un nuevo convenio no sale adelante, las partes tienen que acudir a la mediación, pero si esto tampoco funciona se produce un vacío porque el arbitraje es voluntario.

Por otra parte, la iniciativa de la patronal de crear un organismo financiado por las empresas en el que junto con los sindicatos puedan debatir sobre cómo modernizar la negociación colectiva ha sido muy bien acogida por las organizaciones de los trabajadores, al igual que la propuesta de abordar conjuntamente la necesidad de adaptar la Formación Profesional al modelo actual.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Las mutuas, el otro gran escollo para pactar la subida salarial