Los ganaderos se dividen: unos se van y otros permanecen el Lugo

La conselleira de Medio Rural se reunió con sus representantes


lugo / la voz, E. P.

La asamblea de ganaderos de Lugo, que reclama precios de la leche que cubran los costes de producción, consiguió su primer y único objetivo: una reunión con la conselleira de Medio Rural, Rosa Quintana, dejando al margen de esa negociación a las organizaciones sindicales, algo inédito. La conselleira confirmó a primera hora de la tarde que había aceptado el ofrecimiento de los productores concentrados en Lugo de verse con ellos para abordar el problema del sector, tras más de 24 horas con los tractores colapsando el centro de la capital lucense. La condición expresa que puso Rosa Quintana fue el compromiso de los ganaderos de desmovilizarse y retirar los tractores de la ciudad de las murallas y que el encuentro fuera con un grupo de representantes, no una comparecencia en asamblea.

El líder de los ganaderos concentrados en Lugo, Roberto López, justificó por la mañana que querían la reunión con Rosa Quintana porque la titular del departamento de Medio Rural ya había hablado con los sindicatos y había comido con Jesús Lence, el consejero delegado de Leche Río, uno de los principales representantes de la industria en Galicia. «Fáltalle falar con nos, que somos os que producimos e vendemos o leite», dijo.

El ambiente que reinó a lo largo de la mañana en las inmediaciones del edificio multiusos de la Xunta -donde tenía el cuartel general esta asamblea ganadera- apuntaba a que la concentración de tractores en Lugo podría mantenerse durante varios días. «Non temos presa -señaló Roberto López en una de sus comparecencias subido al tractor megáfono en mano- na casa perdemos cartos».

La reacción de la conselleira de Medio Rural hay que buscarla en que, lejos de morir por inanición, el movimiento que acaba de surgir parecía engordar y ganar adeptos por momentos.

Los tractores en la Ronda da Muralla podrían permanecer en la situación actual durante días, según fuentes de la Subdelegación del Gobierno. Eso, a menos que el Concello de Lugo y la Policía Local, con competencias en el tráfico local y en estacionamiento en zona municipal decidieran tomar medidas para liberar los dos carriles de circulación que ocupan los vehículos agrarios. Sigue libre uno para el paso de vehículos de emergencias y ayer desbloquearon algunos vados.

Muchos ganaderos pasaron la primera noche en sus tractores o en las inmediaciones de donde los dejaron aparcados, vigilando para evitar posibles incidencias. Otros se retiraron a dormir a sus casas sobre las tres de la madrugada, para reincorporarse a la movilización después del ordeño de la mañana. Un tractorista que aguantó toda la noche en el asiento de su John Deere, con 40 años de uso, fue un ganadero ahora jubilado de Guntín, que a principios de año cumplirá los 80.

A la hora de cierre de esta edición la reunión había terminado. La conselleira de Medio Rural, Rosa Quintana, dijo que existía falta de información sobre las acciones de la Xunta para solucionar la situación del sector lácteo. Señaló que no quería echar la culpa a nadie, y que los ganaderos que permanecen concentrados querían saber de primera mano las acciones e iniciativas previstas por el Gobierno gallego para intentar que sigan manteniendo unas explotaciones rentables a largo plazo.

Roberto López destacó que la conselleira los atendió muy amablemente y que les transmitió «lo que estaba haciendo y lo que se hará en próximos días», algo que «nadie» les estaba trasladando. «Estamos contentos, porque básicamente era lo que queríamos».

El líder del movimiento ganadero propuso a medianoche a la asamblea que concluyese la tractorada, pues la conselleira había cumplido su palabra y se había reunido con ellos. Se entabló entonces un vivo debate. Los ganaderos estaban divididos. Unos querían retirarse, y otros, mantener la protesta. Además se planteaban problemas como el de poder llevar a cabo la votación, pues no habían nada previsto al respecto.

Finalmente, los grupos de productores fueron votando por concellos. Algunos se habían ido, pero otros muchos decidieron quedarse.

Las centrales, descolocadas con un movimiento que les quita el protagonismo

El grito de guerra de «A unión fai a forza», con el que acaban las asambleas y los carteles que exhiben algunos tractores «A min non me representan os sindicatos. ¿E a ti?» afloró un nuevo modelo sindical, al margen de las organizaciones tradicionales, con las que trataron de mantener distancias desde el principio.

La última generación de ganaderos que ha tomado el relevo está integrada por gente muy joven, que exhibe tractores de última generación y que se comunica con sus compañeiros a través de grupos de WhatsApp. El primer día eran ya más de 600 los incluidos en los grupos de comarcas, con entre 10 y 12 administradores cada uno.

Los sindicatos, a los que el movimiento que afloró en la tractorada de Lugo los pilló con el paso cambiado, se dedicaron durante la jornada de ayer a presenciar a distancia el desarrollo del movimiento asambleario y los mítines de Roberto López. No se atrevieron a dar ningún paso por temor a las reacciones de un grupo que cuestiona su liderazgo y su labor al frente del colectivo agrario.

«Prender lume e apagalo»

Alguno de los líderes más veteranos, en concreto uno del SLG, a la vista del desarrollo de acontecimientos y del protagonismo y el respaldo conseguido por la marea ganadera, y con la perspectiva de que la tractorada, convocada por ellos, pudiera permanecer anclada durante varios días señaló: «Se queres prender lume hai que saber apagalo», en referencia a la solución incierta del conflicto en aquel momento.

Un representante de Fruga, por su parte, aseguró ante los discursos que «a parte de boas palabras a xente hai que darlle solucións». «A xente -añadió- está aquí porque se atopa nunha situación económica e persoal moi apurada, a que as organizacións agrarias non somos alleas».

En Unións Agrarias, por su parte, también siguen con atención el desarrollo de acontecimientos. «Mentras un dos nosos afiliados estea aquí, non nos retiraremos», señaló un dirigente de esta organización.

Los representantes de Xóvenes Agricultores, en fase de extinción, que siguen amparándose en las siglas de Asaja, están también haciendo mutis por el foro.

La Plataforma en Defensa do Sector Lácteo está ahora más preocupada por la tractorada del lunes en Santiago y por las repercusiones que pueda tener lo que está ocurriendo en Lugo, a todos los niveles.

Votación
9 votos
Comentarios

Los ganaderos se dividen: unos se van y otros permanecen el Lugo