Cortes de luz por sorpresa en Alcoa

Red Eléctrica paró el 30 de junio el suministro eléctrico en las tres plantas de la multinacional del aluminio por el servicio de interrumpibilidad

Trabajdores de la planta de A Coruña ante la factoría durante una protesta reciente.
Trabajdores de la planta de A Coruña ante la factoría durante una protesta reciente.

redacción / la voz

El 30 de junio, martes, le tocó a las fábricas de Alcoa. A las tres. Ese día, Red Eléctrica de España (REE) ordenó que pararan la producción. Las gallegas de A Coruña y San Cibrao (Lugo) tuvieron la fortuna de que llegó preaviso de corte diez minutos antes de que este se produjera: duró dos horas. La planta de Avilés, en cambio, tuvo que desconectarse de la red durante una hora y sin previo aviso.

Este es el precio de prestar el servicio de interrumpibilidad, creado hace años por el Gobierno central para bonificar a las industrias intensivas, grandes consumidoras de energía, a cambio de que estén dispuestas a reducir potencia cuando REE se lo ordene. Este sistema nació para garantizar la seguridad del suministro eléctrico al resto de consumidores ante situaciones de emergencia, como un descenso brusco de la producción de electricidad (por la parada de una central) o un repunte inesperado de la demanda (por una ola de calor o un invierno polar).

Ese martes 30 se alcanzó una punta de consumo a causa del uso masivo de aire acondicionado, pero los cortes en Alcoa no fueron para atender esa situación de emergencia eléctrica. Fueron pruebas para comprobar que el servicio funcionaba.

José Manuel Gómez de la Uz, presidente del comité de empresa de Alcoa en Avilés, explicó que los cortes en pruebas en la fábricas son relativamente habituales, se realizan entre cuatro o cinco al año y muchos sin previo aviso. Alcoa cobra por esta disponibilidad, pero estas interrupciones provocan trastornos en el proceso productivo. Ramiro Fernández, secretario del comité en San Cibrao, explicó que ese día 30 cuando se produjo el parón «estaba arrancando unha cuba e case se produce un problema gordo».

Juan Carlos López Corbacho, presidente del comité de A Coruña, subrayó también que el corte de dos horas en la planta supuso un «coste tremendo y de esfuerzo», pues las cubas en las que se procesa el aluminio precisan una alcanzar temperatura elevada y eso lleva tiempo.

Red Eléctrica declinó facilitar información alguna sobre los cortes de suministro que se producen por el servicio de interrumpibilidad, ni siquiera quiso confirmar o desmentir que efectivamente se realizasen. Fuentes oficiales del operador único del sistema eléctrico solo precisaron que, con la nueva normativa, la reducción de potencia en las industrias que prestan el servicio podrá realizarse tanto por motivos técnicos, o sea, por una emergencia, como económicos. Es decir, si el coste de interrumpir el suministro es menor que arrancar, por ejemplo, una central de ciclo combinado, se opta por lo primero.

Desde el año pasado, este servicio se adjudica mediante subasta competitiva. El presupuesto para estos incentivos sumó 550 millones.

Estas bonificaciones son importantes para reducir la factura eléctrica de estas industrias. Alcoa, de hecho, supedita directamente a estas subastas la continuidad de sus plantas. La próxima puja está prevista para finales de agosto o principios de septiembre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Cortes de luz por sorpresa en Alcoa