«Derogar la reforma laboral sería suicida»

Antonio Argandoña, profesor de economía del IESE, apuesta por un modelo de contrato único para recolocar a los jóvenes parados


Redacción / La Voz

Antonio Argandoña (Barcelona, 1943), profesor de economía del IESE, participó hace pocos días en la reunión anual de alumnos de la escuela de negocios en Galicia, donde dio una conferencia sobre la recuperación.

-¿Hay motivos para el optimismo?

-A corto plazo, sí. La recuperación está clara, aunque es desigual. Pero en el conjunto del país crece el PIB y el empleo. Digo lo del corto plazo porque hay fallos que no hemos sido capaces de corregir. Hemos hecho una reforma laboral que ha sido muy importante para la creación de empleo pero otras como la fiscal han sido superficiales y no hemos hecho reformas en competencia, en educación, en transporte... Y en consecuencia estamos perdiendo oportunidades. A corto plazo esto no se nota, pero a medio y largo plazo nos podemos encontrar con que la economía está frenada.

-Es decir, que las bases no son sólidas...

-Son sólidas en el sentido de que es difícil que volvamos a una recesión, pero... ¿Podemos mantener este crecimiento cercano al 4 %? Yo creo que no. Las expectativas para el 2016 no son tan buenas porque tenemos unos vientos de cola que son transitorios, como la depreciación del euro, la bajada del petróleo, los bajos tipos de interés... Todo esto viene bien, porque fortalece la economía, pero es como engordar con esteroides, no se mantendrá siempre. Por eso tenemos que buscar factores productivos, competitividad, innovación...

-Mala época para pedir reformas, a cinco meses de las elecciones.

-Claro, el problema es que llevamos un año largo con ellas paradas.

-Francia acaba de fijar un nuevo baremo de indemnización por despido progresiva en función de la antigüedad. ¿Se acabará importando ese modelo a España?

-Vamos a ser realistas: la cultura del mercado dual con contratos indefinidos llenos de privilegios y contratos temporales basura no funciona. Lo hicimos en el 84 porque era la única manera de crear empleo, y no lo hizo. Un contrato con indemnización creciente permitiría fomentar la contratación de gente joven sin poner en peligro las finanzas de los mayores. Pero es una solución que nos hemos negado por falta de valentía de los gobiernos, de los sindicatos y de las empresas grandes, que no quieren tener conflictos con sus trabajadores.

-¿Cuántos años harán falta para estabilizar el mercado laboral?

-No es cuestión de años, ni siquiera de tasas de crecimiento. Depende de si estamos dispuestos a continuar con las reformas. La propuesta de algunos partidos de derogar la reforma laboral es suicida. Nos lleva a la situación del 2008 cuando el paro crecía y la única esperanza era otra burbuja para volver a ocupar a la gente sin cualificar. Tenemos jóvenes en paro que dejaron los estudios, de baja productividad, no hemos hecho nada para prepararlos y queremos que tengan un contrato indefinido, con una indemnización por despido muy alta y salarios de 1.500 o 2.000 euros al mes. Pero es imposible, las cuentas no salen.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Derogar la reforma laboral sería suicida»