El refugio del autoempleo se consolida

Galicia registró en marzo 216.770 trabajadores por cuenta propia, el mejor dato en los últimos cuatro años, con 26.000 afiliados más que antes de la crisis

Régimen especial de autónomos en Galicia Régimen especial de autónomos en Galicia

Vigo / La Voz

Casi el 24 % de los gallegos que cotizan a la Seguridad Social son trabajadores autónomos. Según los datos del Ministerio de Empleo, Galicia cerró el mes de marzo con 216.770 afiliados al RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos), el mejor dato de los últimos cuatro años.

El dinamismo emprendedor queda patente en las estadísticas que, desde enero del 2015, muestran un crecimiento sostenido, a un ritmo de más de 300 altas al mes. Esta evolución ascendente hace que el peso del autoempleo se esté acercando a los registros más altos. El récord se anotó en el 2008, cuando la comunidad llegó a tener 236.438 autónomos. De momento, el colectivo de trabajadores por cuenta propia ya suma más efectivos que antes de que empezara la crisis, cuando el número de afiliados rozaba los 190.500 autoempleados (dato del 2007).

Está ocurriendo en Galicia, pero también en casi toda España, en donde, según Empleo, a finales de marzo los trabajadores por cuenta propia ascendían a 3.131.629 personas, lo que representa el mejor dato de afiliación autónoma de los últimos cinco años. La cifra supone un incremento interanual del 2,4 % y supera, aunque sea por poco, los 3.119.916 autoempleados que existían en el 2007.

¿Y esto por qué? Las distintas organizaciones de autónomos consultadas coinciden en señalar como factores clave dos de las medidas impulsadas por el Gobierno de España para apoyar a los autónomos: la tarifa plana de 50 euros de cotización a la Seguridad Social durante los seis primeros meses de actividad y la posibilidad de la capitalización del desempleo para iniciar un negocio.

Cautela ante los datos

Los datos positivos no significan, no obstante, que los autónomos den por terminada la crisis. De hecho, el presidente de la Federación de Organizaciones de Profesionales, Autónomos y Emprendedores (OPA), Camilo Abiétar, pide «cautela ante los cantos de sirena que sitúan al emprendimiento como solución milagrosa por la actual coyuntura económica» y llama a la concienciación para que esta actividad no se convierta «en vía de escape desesperada ante la crisis».

Sebastián Reyna, secretario general de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), detecta «la vuelta a la senda del crecimiento en términos equivalentes a los conocidos durante los años anteriores a la crisis». Pero avisa de que el autoempleo tiene muchas asignaturas pendientes, la mayor de las cuales es la financiación: «Si bien hay mucho más dinero circulante en el mercado financiero, las condiciones de acceso al crédito son cada día más estrictas y la capacidad de garantía y solvencia de las empresas, cada vez menor. Las políticas de microfinanciación y avales son imprescindibles»

Más optimista es Lorenzo Amor, presidente de la federación de asociaciones de autónomos ATA. «Hay menos paro que hace un año, más autónomos, más cotizantes a la Seguridad Social y más contrataciones indefinidas, lo que refleja que la recuperación del empleo ya no es solo un deseo sino que se ha convertido en una realidad», afirma.

El máximo responsable de ATA pronostica que «uno de cada tres ocupados será autónomo en el plazo de diez años». Entre las propuestas que lanza al Ejecutivo figuran «reducir del 21 al 8 % el IVA a algunos sectores», al tiempo que insiste en que «hay margen para bajar las retenciones».

Mucho que mejorar

En lo que también coinciden la organizaciones de autónomos es en reconocer que desempleo y emprendimiento son dos palabras que van prácticamente unidas a la hora de explicar el incremento de altas en este colectivo, a pesar de las diferencias salariales y de protección que existe entre el colectivo de los autónomos si se compara con los trabajadores del régimen general. Por ejemplo, en Galicia la paga media de los autoempleados se sitúa en los 590,74 euros, frente a los 1.032,56 de media que cobra un jubilado del régimen general. Es decir, un 60 % menos.

Otro dato a tener en cuenta es que solo el 2 % de los 37.000 autónomos que cerraron en Galicia en el 2014 cobran prestación por desempleo, porque el 80 % cotizan lo mínimo imprescindible.

la salida de la recesión

«Tras quedarme sin trabajo, surgió montar un negocio»

Mariluz Pérez Martín era socia y estaba en nómina en un laboratorio en Vigo, hasta que la compañía decidió instalarse a su sede en Lugo. «Me propusieron el traslado, pero yo tenía toda mi vida aquí, así que renuncié a marcharme y me quedé sin empleo», afirma.

Había que empezar a buscar alternativas sin alejarse mucho del entorno laboral en el que se había movido en los últimos años. Entonces se planteó la posibilidad de montar su propia empresa, dedicada a formación.

«Surgió la posibilidad de montar el negocio, y no le di muchas más vueltas», explica la empresaria, madre de familia.

Eso fue hace muy poco tiempo, un mes escaso. La empresa de Mariluz se llama OCCE y As y está especializada en vender cursos de formación a trabajadores del área sanitaria, una materia que la empresaria domina.

«La empresa no necesita mucha inversión, y para empezar tiré de recursos propios. Reservo parte de la indemnización por despido de la anterior empresa para pagar las cuotas de la Seguridad Social», afirma esta nueva autónoma.

Su experiencia, de momento, es muy corta, incluso más de lo que ella tenía previsto, como consecuencia de un problema familiar afortunadamente ya superado. «Ahora estamos ya a tope con el negocio y ya empezamos a tener clientes», relata esta emprendedora.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

El refugio del autoempleo se consolida