«Vamos a enseñar que es posible un nuevo modelo de banca»

«No puede ser que la compra te llegue a casa en horas, y una tarjeta, en días»


redacción / la voz

Nacida a otro lado del Atlántico, en Buenos Aires, en 1968, de una familia emigrada de Polonia, llegó a España con apenas 8 años. Desde esa edad, aunque asentada en Madrid, veranea en Galicia, en A Toxa. Su vinculación al noroeste es ahora algo más que una cuestión de relax: desde junio ocupa uno de los ocho puestos del consejo de administración de Abanca, la mayor entidad financiera de la comunidad, y es la única mujer en ese órgano clave. Llegó tras una invitación personal de Juan Carlos Escotet, dueño de la entidad. «No le conocía, recibí una llamada suya y recuerdo que le dije: "Pero si eres el banquero con más seguidores en Twitter de todo el mundo"». La frase define bien por dónde tira Carina Szpilka: la banca desde el mundo digital. Es su pasión, que desarrolló en ING, pionero en explotar la banca on line, y donde ocupó la máxima responsabilidad. Al banco holandés llegó de la mano de César González-Bueno, ex consejero delegado precisamente en la entidad en la que ella está ahora.

-¿Y qué le atrajo del proyecto?

-Lo que más me motiva es hacer cosas nuevas, proyectos nuevos, y por esto decidí unirme en su día a ING. Esto, Abanca, tiene mucho de reinvención, de hacer algo distinto, y eso me apasiona. Me contaron lo que querían hacer, que esto tenía alma y algo que me obsesiona: poner al cliente en el centro de todo.

-¿Conocía el historial de la entidad a la que llegaba? ¿Todo lo que había pasado, la fusión, la nacionalización, la venta...?

-Sí, como todos los españoles, y más si estás metido en banca.

-¿Y no le echó para atrás?

-No. Te da respeto, forma parte del reto, de hacer algo distinto, de reconfigurar. Es como un renacer, hacer las cosas de nuevo. Es apasionante. Le tengo cariño a Galicia desde que soy pequeña, y es muy importante que el proyecto esté aquí, que se centre aquí, y se preocupe de verdad por la sociedad en la que está operando.

-Usted que viene de un banco, ¿qué le parece lo que pasó con las antiguas cajas?

-En todas partes se hacen cosas bien, y otras menos bien. Aquí pasó lo mismo. Pero en cambio lo que me ha sorprendido mucho es la dedicación de todos los trabajadores de esta casa, hay un nivel de compromiso increíble.

-Gracias a ellos posiblemente la entidad haya aguantado, con todo lo que ha pasado...

-Sí, y ahora todo el proceso de reconfiguración de esta casa, de puesta a punto, de hacer tabla rasa para coger músculo y volver a empezar se ha hecho con una velocidad impresionante.

-¿Y ya están al máximo?

-Soy una persona conocida por poner la barrera siempre más alta. La velocidad nunca es suficiente, pero sin duda lo que se ha hecho para poner esto a punto en tiempo récord es espectacular.

-La patronal bancaria dijo esta semana que la crisis bancaria ha acabado. ¿A usted qué le dicen cuando va fuera?

-Pues que el foco ya no está puesto en la banca española. Yo trabajé unos años en Francia y me sorprendía lo mucho menos avanzada y moderna que era la banca. En Estados Unidos, lo mismo. España tiene un sistema bancario moderno, bancos muy buenos. Creo que, comparado con la banca europea, estamos en posición de liderazgo.

-Es decir, hay que dejar de mirar atrás.

-Sí, y pensar hacia dónde queremos ir y cómo vamos a adaptarnos a las necesidades de los clientes, cuyos estándares no tienen nada que ver con los que tenía hace cinco años. No puede ser que la compra te llegue en dos horas a tu casa, y una tarjeta de crédito tarde varios días, una semana. Eso hay que afrontarlo ya.

-Habla del futuro. ¿Cómo ve Abanca a corto plazo, en 5 años?

-Esta entidad va a ser líder en el noroeste, segurísimo. Tiene voluntad de reactivar la actividad de las familias y de las empresas dando préstamos. Va a jugar un papel decisivo en la reactivación. Y va a enseñar que es posible un nuevo modelo de banca, desde la perspectiva de la sostenibilidad y la involucración y la ética con la sociedad en la que se mueve.

-Como consejera independiente, ¿tiene que hacer un poco de Pepito Grillo en este nuevo consejo? ¿Es su papel?

-Hay que trabajar sin morderse la lengua, si no estarías haciendo mal tu trabajo. Tienes que fundamentar bien tus ideas y expresarlas. Aquí lo hacemos todos. Hace poco estuve 7 semanas en Estados Unidos, visitando instituciones, empresas... Y de allí me traigo conclusiones como que las organizaciones con éxito son aquellas que tienen una cultura de confianza, en la que existe libertad para opinar libremente. Eso tratamos de implantar aquí.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos

«Vamos a enseñar que es posible un nuevo modelo de banca»