Al servicio de las personas


Director EAPN Galicia-Rede Galega contra a pobreza

Podemos seguir maldiciendo y luchando contra la oscuridad, pero estamos obligados a encender velas. Este parece ser el lema de la economía social y solidaria. Empresas impulsadas por emprendedores u oenegés orientadas al mercado, rentables y buscando asegurar su eficiencia y viabilidad sin subvenciones. Pero con un fin alejado de lo lucrativo y más cercano al desarrollo colectivo e individual de las personas. Iniciativas innovadoras que desbordan el concepto de RSC al comprometerse desde su creación con la equidad, el trabajo entendido como desarrollo de capacidades, la sostenibilidad ambiental o el desarrollo de su entorno.

Abarcan prácticamente todos los sectores: producción y comercialización de alimentos (en Galicia, además de múltiples tiendas y cooperativas de consumo, hay propuestas en agroecología, redes de semillas, agricultura urbana o productos del mar); artículos de regalo, moda (17 empresas y Amarante Setem han creado la plataforma MOV3 Galicia Viste Consciente); banca ética (O Peto, Coop57 o Fiare); turismo y hostelería responsable; software libre; reciclaje; energía eléctrica limpia como Som Energia o Nosa Enerxía. E incluso, en breve, cine.

En el 2011 había en España 260 empresas articuladas en la Red de Redes de Economía Social y Solidaria (REAS), facturando 218 millones de euros y dando trabajo a casi seis mil personas. Todas con una filosofía de cooperación y trabajo en red, tratando de crear en cada territorio mercados y hasta monedas sociales, procurando ampliar la oferta de productos y servicios y visibilizarla mejor. REAS Galicia Rede SAL de cooperativas sin ánimo de lucro son buenos ejemplos.

Es un cambio de época apenas iniciado que se relaciona con fenómenos como el consumo o la economía colaborativa. Favorecido por las posibilidades de las redes sociales y su facilidad para contactar con consumidores que están descubriendo su derecho y poder para decidir que con su dinero pueden escoger una economía al servicio de los derechos humanos. Al fin y al cabo, es uno de los lemas del consumo responsable: esos mercados y grandes empresas que parecen tan inaccesibles e intocables, al final dependen de si decidimos comprar o no.

Por Xosé Cuns Director EAPN Galicia-Rede Galega contra a pobreza

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos

Al servicio de las personas